Archivo de la categoría: Politica

Reacciones oficiales ante el voto nulo

Estas son algunas reacciones de los principales actores políticos ante la promoción de anular el voto.

¿Alguien puede decirme que falta?, ¿que brilla por su ausencia?, ¿que no mencionan ni de pasadita?

Espero comentarios para cerrar esta entrada….

Andrés Manuel Lopez Obrador (Convergencia y PT):

“Quienes promueven anular el voto en la próxima elección federal, en realidad impulsan los intereses de la derecha”.

Jesús Ortega Martínez (Dirigente nacional del PRD).

“Es la voluntad de imponer gobiernos autoritarios la que mueve la campaña del “voto blanco”, cuyos autores son aquellos que añoran el poder absoluto”.

Germán Martínez Cázares (Dirigente del PAN):

“Consideró que la abstención debilita la representación popular, y señaló que al país y a la democracia no les conviene un Congreso débil”.

Pedro Jiménez (Secretario general de Convergencia):

Aseveró que el llamado a anular el voto sólo fortalece la partidocracia que representan PRI y PAN como partidos que se han apoderado de todas las instancias gubernamentales”.

Emilio Gamboa (Coordinador de los diputados priístas):

“Consideró que la única forma de fortalecer el régimen democrático es el ejercicio libre del sufragio”.

Cristian Castaño (Diputado del PAN):

“Manifestó que ese voto favorece a la partidocracia, que por sus sindicatos y corporaciones tienen capacidad de movilización. En concreto, el beneficiario sería el PRI”.

Carlos Jiménez Macías (Diputado del PRI):

“Es una nefasta posición que no favorece a la democracia. No es cierto que sea una medida de protesta, el hartazgo no se combate con una actitud negativa, eso es ir a la anarquía o al fundamentalismo”.

Carlos Chaudón Aceves (Secretario general del PRI-DF):

“Indicó que se equivocan quienes pretenden manipular a la gente invitándola a dejar en blanco la boleta para votar. Votar y ser votado es un derecho consagrado en la Constitución. Esto como resultado de las luchas sociales que tuvieron lugar en el país”.

Porfirio Muñoz Ledo (Candidato a diputado federal por el PT):

“Acusó al PAN de promover entre la ciudadanía, la anulación del voto por favorecer a sus intereses. El petista señaló que dejar el voto en blanco es favorecer a los gobernantes actuales por lo que llamó a votar para concretar el verdadero cambio que necesita el país, porque al votar en blanco se castiga pero también se niega la oportunidad a quienes si pueden hacer un cambio en el gobierno”.

Marcelo Ebrard (PRD-DF)

“El voto “es la esencia de la democracia” y por ende el eliminar la opción del sufragio sería el peor error que se pueda cometer”.

Demetrio Sodi de la Tijera (Candidato α diputado por el PAN).

“A nadie le conviene el ‘voto en blanco’, y lo digo sinceramente; y la gente que lo está promoviendo es muy irresponsable, es un atentado contra la democracia. ¿Qué legitimidad tendría un Congreso con el 10 por ciento de los votos?”.

Alejandra Barrales (Líder del PRD-DF):

“Con preocupación vemos algo que es verdaderamente alarmante, y es que los intelectuales, la gente que se dedica a cultivar el intelecto, ahora nos están convocando a que la gente vote en blanco el 5 de julio.
“Que la gente no participe el 5 de julio; esto es alarmante, porque no debieran de ser los intelectuales los que hagan ese llamado que verdaderamente nos ofende a los ciudadanos”.

Yadhira Tamayo Herrera (Presidenta de la Comisión Especial para la Reforma del Estado-PAN)

“Consideró que la supuesta solución que proponen organizaciones a favor del voto en blanco “es simplista, ya que no promueve el conocimiento de los candidatos y sus ofertas, solamente los veta por el simple hecho de pertenecer a un partido”.

Fidel Herrera (Gobernador de Veracruz-PRI):

“Porque esta campaña negativa no debe prosperar en el Estado, no tiene por qué llegarnos este nuevo virus de la antidemocracia”.

Jorge Kahwagi (Presidente del Partido Nueva Alianza (Panal):

“El sufragio es un derecho que ha sido defendido “con la sangre de muchos mexicanos”.

Gloria Lavara (Coordinadora del PVEM):

“Habló de responsabilidad, honestidad y “que cada peso que será gastado para mejorar la calidad de vida, por lo que exige y comprométete”.

Jorge Carlos Díaz Cuervo (Presidente del Partido Socialdemócrata):

“Convocó a no votar, si “quieres que todo siga igual, que haya discriminación, violencia contra las mujeres, o si sientes aseguro tu empleo, en serio no votes, pero si te importa el cambio, vota”.

Pilón (que dice la iglesia):

Obispo Onésimo Cepeda:

“No le hagan caso a esos estúpidos que dicen voten en blanco, eso es una estupidez”.

Cardenal Norberto Rivera:

“Exigió suspender esa campaña porque la considera una verdadera irresponsabilidad.

Arquidiócesis de la ciudad de México:

“Manifestó su desconfianza hacia las asociaciones que sospechosamente surgen de todos lados; hace un llamado a “esos comunicadores –que tienen nombre y apellido y que difunden con ligereza sus convicciones abstencionistas– que después del 5 de julio no hagan críticas ante un gobierno que no eligieron”.

IFE

Leonardo Valdés (presidente del IFE):

“Dijo hoy que “no votar o anular el voto es quedar al margen de la conformación del Poder Legislativo y de la vida institucional que con tanto esfuerzo” han construido miles de mexicanos”.

¿Alguien? ¿Alguien?

CONTINUARA………………..

Junio 10, 2009

Anuncios

¿Porque les molesta el voto nulo a los políticos? (continuación).

Bueno pues no hubo mucho quórum a la pregunta del post anterior, supongo que es el precio que hay que pagar por dejar abandonado tanto tiempo este blog, y para los cuatro lectores que aún me quedan ahí les va la respuesta a la entrada anterior.

De entre todas las declaraciones de los políticos (vividores) profesionales, algunas moderadas, la mayoría vociferantes como la de Onésimo y Norberto, representantes de la Iglesia Católica, la más antidemocrática de las instituciones y vividores profesionales, lo que falta es:

¡HUMILDAD!

Y lo que sobra es desvergüenza, tiene razón Héctor Coronado cuando dice que se están haciendo pendejos, aunque más bien debería de decir que nos están haciendo pendejos a nosotros los que votamos por ellos.

Ninguno de estos funestos personajes se ha tomado la molestia de mencionar aunque sea de pasadita el que los inconformes que llaman a anular el voto puedan tener algo de razón en sus intenciones.

Para los que piensan que se trata de un complot o de una estrategia del partido contrario, no habría forma de reconocerles razón a los inconformes, estos ya no tienen remedio, han interiorizado de tal forma la idea de la conspiración que ya no pueden pensar de otra forma, son amlomaniacos.

Pero los que con o sin razón critican la forma de protestar de los promotores del voto nulo, al menos por decencia y humildad deberían de mencionar alguna frase como:

“Tienen razón en protestar, les hemos fallado, la medida es equivocada, pero tienen razón en estar molestos”.

“Habría que poner atención en las razones por las que quieren anular el voto”.

“Están en todo su derecho a protestar como les de la gana”.

“Aunque inútil, la medida tiene razones de ser, habrá que escucharlos”.

“No podemos descartar el que se trate de una iniciativa ciudadana genuina”.

“Inútil, ociosa, antidemocrática, es mas hasta cobarde, pero por razones bien fundadas”

“Y a todo esto, que es lo que quieren”.

Pero no, nadie pregunta lo que hay detrás de la medida, nadie se da cuenta de que si esta es quizás inútil, lo es por desesperada, porque ya no vemos otra salida, porque no nos dejan más opciones, cuando son ellos los que deberían dárnoslas y en vez de eso nos quitan las pocas que tenemos.

Lo que les molesta es que nos atrevamos a involucrarnos en política, cuando para ellos solo seamos un medio de legitimarlos con nuestro voto o ya de plano con nuestra abstención.

Ah, porque nunca habían levantado la voz tan fuerte, ni siquiera cuando el porcentaje de abstención es más del 60%.

Si realmente les interesara el voto de los mexicanos, ¿No deberían enfocarse en los votantes que no votan en vez de los que anulan su voto?

Por el otro lado, por el de los intelectuales y opinadores que dicen que la medida es inútil porque ni siquiera nos tomamos la molestia de analizar las plataformas electorales de los diferentes partidos, se les olvida un detalle.

Y es que el problema no está en la variedad o contendido de las propuestas, vamos no siquiera en la factibilidad de las mismas, el problema es que no importa cuáles sean las propuestas o intenciones de los candidatos, una vez en el poder su agenda se subordina a las órdenes de sus líderes.

Pregúntenle al Senador Ramón Galindo que paso con el lema de su campana cuando era candidato, que era algo así como BOTA LAS REJAS”.

Se refería a que ya no necesitaríamos ponerle rejas a nuestros negocios o domicilios particulares porque él se encargaría de imponer la ley.

Pero quizás no entendimos y él se refería solo a su familia.

-“Vieja, ya bota las rejas, ahora que sea senador de la república ya no las necesitaremos, nos iremos de este pinche rancho por inseguro”.

Pero bueno, pedirles humildad y honestidad a los políticos (o los jerarcas de la Iglesia católica) es como pedirles que vayan en contra de su naturaleza.

Por eso no se equivoquen señores, el problema no está en la calidad de las propuestas, sino en las intenciones históricas de quienes controlan los partidos.

El objetivo de las campañas políticas no es elaborar planes de gobierno viables, los planes ya los tienen listos, los miles de spots y propuestas son para conseguir nuestro voto, para darle legitimidad a su mandato y una vez electos mandarnos al diablo, ¿porque creen ustedes que nos quitaron las demás libertades?

Su mensaje es: “VOTEN Y HAGANSE Α UN LADO”.

Por eso la opción de anular el voto no es inútil, aunque la medida no tenga efectos legales a corto plazo, si la tiene para efectos de legitimidad.

Para empezar nos podríamos deshacer de todos los partidos pequeños que no han servido para nada, salvo para fabricar nuevos millonarios.

Si nuestro voto nulo es tan numeroso como lo es el abstencionismo, podríamos dejar fuera del presupuesto a los cinco partidos más chicos y darle un buen susto al PRD.

Y les aseguro que el mensaje seria fuerte y claro para los dos que quedaran.

En el fondo lo que les asusta a los partidos es el que nos demos cuenta de que nuestra capacidad de organizarnos es más grande de lo que creemos.

Les asusta una sociedad civil organizada y con capacidad de reacción ante las tropelías del verdadero crimen organizado: El poder Legislativo.

Por eso las voces estridentes, si de veras fuera tan inútil anular el voto, ¿ustedes creen que se molestarían en hacer declaraciones?

No, la cuestión no es si la acción tiene o no validez, la cuestión es el peligro que representa para su monopolio el que nosotros nos podamos poner de acuerdo.

Los que se abstienen no se ponen de acuerdo en nada, en cambio los que anulan, coinciden en algo, aunque sus propuestas sean diferentes el sentido del voto nulo les queda claro y es: “No estoy de acuerdo con su forma de gobernar, ya no les creo”.

Además, aun tenemos tiempo de unificar criterios, yo propongo enlistar en el espacio en blanco de la boleta, las tres o cuatro ideas principales que queremos que los legisladores tomen en cuenta para poder votar por ellos.

Las mías son:

1. Candidaturas ciudadanas, sin necesidad de pertenecer a ningún partido político.

2. Valides porcentual y económica para votos nulos o en blanco (curules vacías).

3. Reelección para diputados, senadores y presidentes municipales.

4. Libertad de expresión total, restringida solo por las leyes civiles.

5. Eliminar diputados plurinominales.

Y seguiremos informando, a partir de ahora este blog se vuelve político, al menos hasta que pase el 5 de Julio.

Se aceptan propuestas.

Y para que no quede duda de que estas letras no son parte de un complot del enemigo imaginario de AMLO, le tomare prestada la advertencia a Roland de Lógica Difusa y su magnífico post “Abstención vs Voto Nulo”.

“El autor de esta obra y del blog en que se publica no está afiliado α ningún partido ni agrupación política. No es empleado de ninguna entidad gubernamental, municipal, estatal o federal, y sobre todo, no es colaborador con ningún tipo de conspiración malévola para destruir la democracia.

Cualquier acusación en ese sentido deberá ser sustentada con evidencias y el autor de reserva el derecho de recibirla con una saludable dosis de sarcasmo.

Su reproducción y distribución están autorizadas plenamente, siempre y cuando no sea objeto de ningún tipo de modificación.

Léanlo por favor…

Juan Carlos Bujanda Benitez

Junio 12, 2009

Definir conceptos para ganar la guerra.

Esta entrada es una extensión de mis comentarios α un post de Ricardo Medina Macías en “IDEAS AL VUELO” acerca de la guerra contra las drogas, aunque más bien su entrada es una crítica a un artículo de Ciro Gómez Leyva en Milenio.

La verdadera discusión está en los comentarios, vale la pena que vayan ahí α leerlos y en general pongan la bitácora de Ricardo Medina entre sus lecturas diarias.

Ahora tratemos de aclarar o complicar más algunas cuestiones con respecto α la guerra contras las drogas y todas las tonterías que se dicen en los medios (menos aquí, claro).

La clave del asunto está en la exigencia que el maestro Sócrates hacía siempre antes de iniciar una discusión:

“DEFINE TUS TERMINOS”.

Se discute mucho si la guerra contra las drogas se va ganando o se va perdiendo, pero creo que antes de opinar debemos definir α que nos referimos con ganar o perder.

Si ganar la guerra significa acabar con el narcotráfico o detener el consumo de drogas en México, definitivamente la guerra no solamente se está perdiendo, sino que es casi imposible ganarla.

En cambio si ganar esta guerra significa quitarle al narcotráfico su poder corruptor y su naturaleza violenta, no creo que podamos hablar de una victoria aun, pero en cambio sí creo que esta guerra tiene muchas posibilidades de ser ganada por el estado mexicano.

El problema del consumo de drogas es cuestión de oferta y demanda, mientras haya esta no faltara quien quiera y pueda satisfacerla.

Quizás se pueda disminuir la demanda por medio de campañas de concientización y tratamientos modernos y flexibles, pero eliminarla no lo creo posible ni deseable, esto último por la simple cuestión de que cada quien debe ser libre de hacer con su cuerpo lo que se le de la gana.

¿ESTABAMOS MEJOR CUANDO ESTABAMOS PEOR?

Independientemente de que estemos ganando o perdiendo la guerra, creo que combatir el narcotráfico como se está haciendo ahora era impostergable.

No creo, como piensa mucha gente que era preferible la calma relativa de hace cinco o diez años atrás, cuando sabíamos que existía trafico de drogas, pero no había tanta violencia ni tanta variedad de delitos relacionados con el narcotráfico.

El pensar que las cosas se iban α quedar como estaban es no entender la naturaleza del narcotráfico.

El peor pecado que se pudo haber cometido fue la tolerancia voluntaria o alquilada de las autoridades hacia el narcotráfico, es infantil pensar que estos se iban α quedar en el espacio que se les dejaba sin pensar en hacer crecer su influencia y poder corruptor.

Es como un niño pequeño que hace berrinches y los lleva hasta el límite que le impongan sus padres, no más, pero tampoco menos.

Colombia es un buen ejemplo de lo que pudo haber sucedido si no se le ponían limites al crecimiento de las bandas delictivas; miente quien diga que estamos igual o peor de cómo lo estuvo Colombia cuando los carteles de Cali y de Medellín se repartían el territorio con total libertad o complicidad de las autoridades.

En gran medida la violencia presente en México no es solamente por dicha guerra, gran parte se debe a la libertad, indiferencia e incluso complicidad de gobiernos pasados, (casi todos priistas) con grupos delictivos en pleno crecimiento.

Es de esperarse la ingenuidad de la opinión pública, pero que ni Manlio Fabio Beltrones, ni Emilio Gamboa, ni Eduardo Bours, ni Mario Villanueva, ni otros de su calaña se hagan que no sabían, serán todo menos simples espectadores.

Entonces era inevitable el hacerle la guerra al narcotráfico y desde el punto de vista sistémico no estábamos mejor antes, lástima que nos toque α nosotros cargar con los muertos pero alguien tenía que hacerlo si pretendemos tener un futuro y en esto quienes mejor lo entienden son el valiente y heroico pueblo de LeBaron en Chihuahua.

PODER DE FUEGO.

Se dice que con el poder de los recursos ilimitados del narcotráfico es casi imposible ganarles la guerra con los armamentos de las policías locales.

Si, es cierto α medias y es precisamente por esa razón por la que se hace necesario involucrar al ejército en la batalla, además de dotar α las fuerzas federales con armamento adecuado a la talla del enemigo.

Pero hay una cuestión que casi nadie ha querido ver o al menos los medios no han querido hacer notar porque no es noticia aunque debería: ¿Cuándo han escuchado que en un enfrentamiento directo entre los narcos y el ejército hayan ganado los primeros?

Nunca; α menos que sea en una emboscada o los agarren desarmados como ha sucedido α veces, casi siempre son los militares quienes salen ganando, esto sin importar el poderío de las armas de los narcos.

Esto sucede así porque estos hacen el papel de guerrilla y para que puedan tener cierto éxito deben actuar escondidos permanentemente, lo que hace imposible que reciban refuerzos una vez entablado el combate, en cambio los militares pueden perder hombres y resistir el tiempo que sea necesario porque para esto están preparados, ese es su trabajo.

No importa mucho el tipo de armamento que tengan los narcos, nunca podrán contar con las ventajas de los militares, incluso cuando estén de su lado grupos enteros de desertores del ejército.

RECURSOS ILIMITADOS.

Y ya que hablamos de recursos, analicemos que tan “ilimitados” son los recursos de los narcotraficantes.

¿De verdad creen que incautar 23 toneladas de cocaína pura es como quitarle un pelo al gato?

¿Acaso no vale nada el trabajo y tiempo invertido en sembrar, cosechar, empacar, pre-vender y transportar un cargamento de droga como para que no les importe que se los quiten de buenas α primeras?

El poder de los capos del narcotráfico no incluye el ordenarle α la tierra que produzca de inmediato lo que se pierde en un reten.

Y lo mismo aplica para las incautaciones de dinero en efectivo que cada vez son más constantes. Ningún capo trabaja por hoby, el objetivo es el dinero, si se los quitas no se encogen de hombros y dicen “bueno, que más da, vamos por mas”.

No nos dejemos engañar por los titulares de los diarios, NINGUN RECURSO ECONOMICO ES ILIMITADO PARA NADIE.

Si vamos de disponibilidad α disponibilidad, los recursos del gobierno son más ilimitados que los del fruto del narcotráfico.

Las cifras más creíbles hablan de 17 α 25 mil millones de dólares anuales de ganancias generadas por el narcotráfico, claro esto repartidas entre todas las bandas del territorio mexicano.

Solo en el rubro de las remesas que los paisanos envían α México en el 2005 ascendían α 20 mil millones de dólares (claro que esta cifra bajo drásticamente los últimos años).

EL NARCOTRAFICO ES UN MONSTRUO DE MIL CABEZAS.

Se minimiza constantemente las detenciones de los principales operadores de los diferentes carteles, bajo el argumento de que es muy fácil que alguien los reemplace y deje la estructura del narco como si nada hubiera pasado, incluso generalmente estos puestos son ocupados por personas más violentas aun que las anteriores.

¿Cómo lo saben?

¿Acaso no es posible que el sucesor del capo detenido sea una persona más inteligente que la anterior?

¿Qué finalmente entienda que su negocio es vender droga y que no vale la pena enfrentarse al poder del estado?

MOTIVOS INCONFESABLES.

La mayoría de los políticos hablan de “arrancar α los niños de las garras de las drogadicción”. Suena muy bien, pero hey, ese es mi trabajo no el del gobierno, así como tampoco espero que sea el gobierno quien enseñe α mis hijos α llevar una sana alimentación y hacer ejercicio, tampoco espero que les enseñe α mantenerse alejados de los vicios.

Si espero en cambio que me de una infraestructura que me permita atender las consecuencias de los actos voluntarios de mis hijos debido α sus vicios y excesos, llámese hospitales, centros de rehabilitación, escuelas, parques y centros deportivos, incluso leyes justas y cárceles que inhiban actitudes delictivas, sean estas o no derivadas de la drogadicción.

Si el objetivo del gobierno es eliminar las drogas del territorio mexicano, la guerra está perdida de antemano, pero sí en cambio el objetivo del combate α las drogas es forzar α los capos de la droga α limitar su actividad α su objetivo final, que es vender drogas, entonces la guerra se puede ganar y en parte se esta ganando.

No creo que ningún político se atreva α declarar que su objetivo no es erradicar las drogas, sino limitar la actividad de los narcotraficantes α su principal nicho de mercado.

Pero espero que este sea el motivo inconfesable de este gobierno.

No me importa si para hacerlo tienen que dejar un solo capo α cargo de todo el territorio nacional, y no me refiero con esto α que tengan que hacer acuerdos o alianzas con este capo, sino al contrario, seguir combatiéndolos hasta que surja alguno que entienda la verdadera naturaleza de su negocio y, o esté dispuesto α hacer alianzas con los demás capos para mantenerse de bajo perfil o se quede solo y entienda que es mejor no “alborotar el gallinero” promoviendo delitos como secuestros, asesinatos y extorsiones α gente que nada tiene que ver con el negocio de las drogas.

No necesitamos que se legalicen las drogas, aunque sería lo ideal, solo es cuestión de hacerse de “la vista gorda” ante su venta y consumo, siempre y cuando se entienda de antemano que se perseguirá cualquier delito causado o no por la drogadicción y especialmente se perseguirá con todo el rigor posible α los funcionarios públicos (policías, jueces, gobernantes, etcétera) involucrados en este delito.

De ahí en fuera, que la gente se meta por la nariz o por las venas toda la basura que quiera, y que no me vengan ahora con que es problema de salud pública, que es infinitamente más problema los hábitos de alimentación y no por eso vamos α perseguir α los capos de Sabritas o Coca Cola y vamos α meter α la cárcel α la gente por ser gordos y holgazanes.

Así que la guerra si se puede ganar si el objetivo es dejar claro que se castigara cualquier delito con víctima, este o no esté relacionado con el negocio de las drogas.

¿Que las medidas son insuficientes?, cierto, como ya señalamos antes, si el objetivo del narcotráfico es el dinero, entonces faltan medidas enfocadas en la persecución del fruto final de las drogas, tal como puede ser el involucrar α la Secretaria de Hacienda y eliminar el famoso secreto bancario para detectar movimientos sospechosos de dinero mal habido, que α esto si le temen en todo el mundo los narcotraficantes y cualquier clase de mafias.

Pero ahí está precisamente el problema, que estas medidas no solo afectarían α delincuentes comunes, sino que más de un político y gobernante tendría que poner las “barbas α remojar”.

¿Y ustedes creen que haya algún valiente o ingenuo diputado que se atreva α promover una iniciativa en este sentido?

Les digo que el VERDADERO CRIMEN ORGANIZADO esta en otro lado.

Solo es cuestión de definir nuestros términos.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Julio 17, 2009

Ikram Antaki, la mentira y la política.

“Se acabo el Estado-padre, solo quedan estados-madres que no amenazan α nadie, sino que seducen y amamantan; un sistema de matriarcado en política, ejercido por hombres que se comportan como nanas, que han sido escogidos por sus capacidades lecheras, sus pechos simbólicos”.

Ikram Antaki

Estoy releyendo la versión estenográfica de la primera entrevista (de cuatro) que Ikram Antaki le concedió a Sergio Sarmiento en su programa “La entrevista con Sarmiento” y no dejo de sorprenderme de la lucidez de esta gran pensadora que muchos consideran simple divulgadora.

Los temas de los que hablan son la mentira y la política, y en ella dan un repaso a las razones por las cuales según Antaki, el pueblo de México es un país “que vive dentro de una relación con la realidad que no es absolutamente verídica”.

Según Sarmiento estamos viviendo nuevos tipos de mentira, según Antaki no es tan nuevo.

Antes de seguir pongamos algo de contexto, la entrevista se llevo a cabo el 30 de Marzo de 1999, tres meses antes de las elecciones del 2000 y un año siete meses antes de la muerte de Ikram Antaki; y parece que fue ayer.

Sarmiento argumenta acertadamente que este tipo de mentiras no son exclusivas del pueblo de México y Antaki está de acuerdo, dice que todos los países mienten, sobre todo los que tienen mayor producción literaria, sin embargo menciona que en todos ellos la mentira se deja solo para el campo artístico dejando intacto el contrato social necesario para que el estado funcione correctamente.

En cambio en México la mentira, la manipulación, la exageración, son parte de nuestro discurso diario, son parte de nuestra cotidianidad, tanto por parte de los políticos como del pueblo en general.

Por eso los políticos pueden mentirnos tan descaradamente, porque hablan como nosotros, son como nosotros, elegimos no a los mejores de entre la chusma, sino a quienes más se nos parecen.

Dice Antaki que la demagogia descarada no es invento del político Mexicano, y pone como ejemplo a un general francés de finales del siglo XIX que prometía a los que votaran por él que los barberos rasurarían gratis.

La gran diferencia es que nosotros los mexicanos no tenemos el espíritu crítico necesario para rechazar a los mentirosos como lo hacen los pueblos más educados que si saben separar los ámbitos de la fantasía y de la política.

Porque no sabemos pensar, porque no sabemos usar la lógica.

Además Antaki le agrega dos nuevos actores que dice que no se han visto en otros países: Los medios de comunicación y la justicia.

Dice que las instituciones deben ser sagradas y una de ellas es la justicia, esta no debe tomar en cuenta la popularidad ni la opinión pública y es ahí donde los medios de comunicación son factor clave para hacer de la justicia un actor político; si la mentira es cómoda se vuelve popular.

Si α todo esto le agregamos que no sabemos pensar con lógica y que los medios de comunicación son irresponsables, la definición de verdad será la que quieran presentarnos los medios en complicidad con los políticos corruptos.

El objetivo de los medios es vender sus productos, igual que en todo el mundo, pero la gran diferencia es que en otros países la gente es más exigente con la veracidad de la información que presentan.

Un ejemplo es la famosa presunción de inocencia que en México se ha cambiado por la presunción de culpabilidad y en esta actitud los medios tienen mucha más responsabilidad de la que aceptan tener.

Pero no toda la culpa la tienen los medios, si estos venden es gracias a nuestro apoyo implícito, porque es mas fácil estar de acuerdo con una versión popular que cuestionar la veracidad y lógica de los eventos que vemos principalmente en la televisión.

Y no cuestionamos porque no sabemos defender nuestras ideas, por eso vamos con la opinión general, y cuando no estamos de acuerdo insultamos en vez de argumentar.

Somos un pueblo apasionado y dice Antaki que la pasión hace grandes obras pero no grandes verdades.

El pueblo mexicano solía pecar de dejadez y a esto le llamábamos tolerancia, ahora nos volvimos más activos, pero como no tenemos ideas, entonces echamos mano de nuestras creencias y nos volvemos militantes de actos de fe contra los actos de fe de los que piensan diferente a nosotros.

Entonces – pregunta Sarmiento – ¿si no hay alguna manera en que podamos construir un sentido crítico si nos hemos acostumbrado a la mentira durante tanto tiempo?

Y la respuesta de Antaki es genial como siempre:

Dos modos, siempre los mismos en absolutamente todo. Uno, α largo plazo, la educación, yo necesito educar a la gente para que sepa pensar.

Dice que ha fallado la educación en ese sentido, la educación en México nos da acumulación de datos, y para esto bastaba comprarnos una enciclopedia.

El otro es el instrumento coercitivo de la ley y detrás de la ley hay un policía y detrás del policía está la cárcel.

Dice que llevamos 150 años repitiendo como loros la frase de Juárez “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Pero no la hemos entendido.

Nos seguimos parando en doble fila, nos pasamos el semáforo en amarillo, repetimos chismes sin fundamento por divertirnos y los medios de comunicación aprovechan muy bien estas inclinaciones.

Es estado tiene miedo de aplicar la ley porque no quiere ser un estado represivo y al hacerlo nos enseña que las acciones no tienen consecuencias, que los derechos no vienen con responsabilidades, que no existe ningún contrato social, que impera la ley de la selva.

Hasta aquí la entrevista, casi con las mismas palabras que usan Antaki y Sarmiento, salvo por algunas licencias literarias algo viscerales de mi parte.

Y todo es parte del pensamiento de esta ilustre pensadora mexicana por adopción y que ustedes pueden encontrar en dos de sus principales libros:

Manual del ciudadano contemporáneo”.

Y

El pueblo que no quería crecer”.

Habrá que mandarle un par al Presidente Calderon para que no siga pensando que la solución son los valores cristianos y otro par a la Maestra Elba Esther para que deje de resistirse a tirar α la basura el viejo y caduco sistema de educación que en nada ayuda α los mexicanos.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Julio 14, 2009

PD.

No tengo los enlaces α las entrevistas, los tengo grabados en mi computadora, quienes los quieran con gusto se los hago llegar.

El voto nulo es voto duro

Este es mi última entrada acerca de las elecciones antes del 5 de Julio, no vaya a ser que este violando la ley al promover el no voto. Ya después vendrán otros artículos reseñando los resultados.

Y precisamente el propósito de este post se origina en los comentarios de la bitácora de Antonio en DELENDA EST CARTHAGO en la entrada: “Anular el voto, voto en blanco”, donde dice textualmente solo quiero ver una iniciativa que vaya más allá de anular los votos e irnos a sentar a esperar a que el sistema político se corrija con este hecho, y yo anulo mi voto y me uno a ella”.

No puedo estar totalmente en desacuerdo con las objeciones de Antonio y con la de muchos críticos de la propuesta de anular el voto porque no les falta razón.

Si, es cierto que el solo hecho de anular el voto no servirá de nada y que en la práctica solo le dará más diputaciones y más dinero a los partidos grandes al eliminar de la jugada a los más chicos.

Pero al pensar así olvidan la premisa principal de la idea de anular los votos, y esta es que los anulacionistas pensamos que todos los partidos son iguales al legislar, y siendo de esta manera, da lo mismo que se desaparezcan los más chicos y se fortalezcan los más grandes, al menos conseguimos eliminar novatadas.

Y al decir que todos son iguales al legislar no digo que todos piensen de la misma forma o que no haya algunas honrosas excepciones que vayan en contra de los intereses de las cúpulas partidistas, no, lo que digo es que al final siempre se imponen los intereses sectarios y las voces discordantes desaparecen trátese del partido que se trate.

Una razón más para preferir los partidos grandes a los chicos es que las pocas voces discordantes generalmente vienen de los primeros, ya que los pequeños son casi siempre negocios privados con solidaridad en venta.

Dicen los críticos del voto nulo que la medida es inútil porque en primer lugar no existe consenso en las motivaciones al anular, y tienen razón en esto, entre las muchas voces de los anulacionistas no faltan egoísmos, intereses ocultos, despechos, confusiones bien intencionadas y altas dosis de egoísmo de parte de quienes quieren que su nombre aparezca en las boletas.

Pero creo que la mayoría simplemente quiere reflejar su hartazgo ante la indiferencia de nuestros legisladores.

La segunda razón critica y creo que la más importante es como dice Antonio, que no existen iniciativas claras (o conocidas) de las acciones de seguimiento después de las votaciones.

También en esto tienen razón, sin embargo estas acciones si existen, el problema es que no son claras ni existe consenso, pero las opciones existen, veamos algunas de ellas.

Personalmente mi esperanza es que el voto nulo sea tan numeroso que se convierta en un botín deseable para que algunos políticos busquen su aval en las elecciones del 2012 por medio de acciones concretas en esta próxima legislatura.

Acciones estas destinadas a promover las iniciativas más claras expresadas por parte de los anulacionistas como son: menos diputaciones, eliminación de las plurinominales, reelección de diputados, libertad de crítica, candidaturas independientes, etcétera.

De esta forma el voto nulo se puede convertir en voto duro para quien represente la mayoría de las aspiraciones de los anulacionistas y para esto no se requiere que haya mucho consenso en las motivaciones de estos.

Pero sé que esta esperanza no es de ninguna manera una acción concreta ni mucho menos representa seguimiento alguno, al menos no todavía.

En cambio la que si se puede convertir en una estrategia de seguimiento es la emprendida en conjunto por Alejandro Martí: “Mi voto por tu compromiso” y monitoreada por “Lupa Ciudadana”, en la que ya están registrados 278 compromisos.

Si, se que en la entrada anterior critique la dichosa campana, pero más que nada fue por cuestión de tiempos y no de estrategia.

Una de las más grandes dificultades para darle seguimiento a las promesas de los candidatos una vez elegidos es que difícilmente habrá voluntarios que quieran plantarse frente a las oficinas de los funcionarios a echarles en cara sus fallas y olvidos, pero gracias a iniciativas como esta y especialmente al seguimiento que propone Lupa Ciudadana, el plantarse frente a las oficinas no será necesario.

De hecho este portal iniciado por la revista Letras Libres, está funcionando desde las elecciones del 2006 y tiene por objetivo no solamente monitorear las campaña de los candidatos a elecciones populares, sino también darle seguimiento a las iniciativas y acuerdos alcanzados por el Poder Legislativo.

Y esto amigos míos es seguimiento puro y duro, la herramienta está disponible, ahora falta darle difusión y usarla inteligentemente que no se promoverá sola.

Un ejemplo:

Quiero saber cuál ha sido el trabajo del senador federal de mi distrito para saber si le doy el aval para que se postule a otro cargo de elección popular, es decir que en la práctica sea reelegido.

Me voy a la sección Busca tu legislador”, introduzco mi sección o estado, en este caso Chihuahua, y aparecen los nueve diputados de mi estado, el que corresponde a mí distrito es Cruz Pérez Cuellar, y en la información disponible puedo ver que:

· Ha tenido una asistencia de un 88.2% (150 de 170).

· Ha presentado nueve iniciativas.

· Han sido aprobadas tres de ellas.

Puedo ver que entre las propuestas más interesantes se encuentra la de:

· Disminuir de 500 a 400 la cámara de diputados y de 128 a 96 la de senadores, eliminando así la representación proporcional.

Iniciativa que por supuesto no fue aprobada, lo que demuestra mi punto de que al final prevalece la agenda de la cúpula partidista.

Pero al menos ya sé que existe una persona que promueve uno de mis intereses en el congreso y no solamente lo hace para fines electorales.

Por medio de este portal también puedo saber quienes votaron en contra de dicha iniciativa a pesar de que prometieron lo contrario en campaña, ya que también sus promesas quedaron registradas y todo esto antes de que existiera “Tu voto por mi compromiso”.

Nuevamente pregunto ¿Es o no es una herramienta eficaz de seguimiento?

Paradójicamente la existencia de este tipo de herramientas hace al final irrelevante el que anules o no tu voto, aquí lo importante es que tanto los medios de comunicación como los blogs y bitácoras (estos últimos en reemplazo de los primeros) le den amplia difusión a los resultados de la gestión de nuestros diputados y la coherencia entre el discurso y sus acciones.

Así que mi estimado Antonio, como vez si existen iniciativas más allá de simplemente anular el voto.

Y además no hace falta anularlo para que estas funcionen.

Pero el problema es que estas no se promueven solas, ahí es donde entramos nosotros los que hablamos de política y nos decimos independientes, ya que no podemos esperar a que los medios de comunicación hagan su trabajo cuando existen intereses creados.

Por ejemplo se me acaba de ocurrir hacer un resumen del desempeño de los diputados actuales por el estado de Chihuahua, y enviar una presentación tipo cadena (pero de las útiles), sus asistencias, sus comparecencias, sus iniciativas, sus votaciones a favor o en contra, sus coincidencias entre promesas de campaña e iniciativas presentadas, etcétera.

Pero creo que estoy un poco tarde para esto, nuevamente insisto en que las herramientas están disponibles pero hay que usarlas.

Así que al final la campaña del voto nulo no es del todo inútil, desde el momento en despierta el debate y hace surgir propuestas, algunas factibles, otras utópicas y otras ya disponibles pero olvidadas, la campaña valió la pena.

Ahí tienes la iniciativa, ahora cumple y anula tu voto.

No te creas, como vez no hace falta que lo hagas, la herramienta (iniciativa) nos sirve por igual votes, anules o te abstengas.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Junio 30, 2009.

El voto nulo es un voto razonado.

“Nuestro problema es que no argumentamos, estamos parados en los suburbios de la inteligencia. Frente a la indigencia del pensamiento en nuestro país, solo presentamos desnudez y miseria”.

Ikram Antaki

Dice Vicente Fox que “eso del voto en blanco es una jalada”, me recordó cuando el Peje se refirió a la multitudinaria marcha blanca por la paz como “son unos pirrurris”.

La diferencia es que al Peje, esto le costó la presidencia, a Fox ya no le cuesta nada, pero igual demuestra desprecio por los que no piensan como ellos; líderes mesiánicos y cómicos involuntarios al fin y al cabo.

Venia oyendo a Pedro Ferris de Con entrevistar a un dirigente del PRI, lamentablemente no escuche su nombre, pero si sus palabras.

Ante la pregunta de Ferris de ¿porque la gente estaba harta de los políticos y ya no les creía nada?, por eso el voto en blanco, el priista entre otras cosas dijo:

-“Si, necesitamos elevar el nivel de nuestro debate”.

NO ENTIENDEN NADA, no lo han entendido aun, estas palabras se repiten una y otra vez en boca de los demás partidos que una vez más nos da la razón a los que buscamos anular el voto.

Los partidos no entienden o no escuchan que no estamos hartos de sus palabras, sino de sus acciones, el problema no es el discurso, sino lo que hacen o dejan de hacer después de los discursos.

Que les costaría el fingir que si nos entienden, aceptar que han estado fallando y que ahora si van a hacer lo que prometen, aunque fuera mentira pero es lo que queremos escuchar.

Pero no, siguen diciendo que el problema es de discurso, que el problema es de palabras, que necesitan generar mayor esperanza en la gente.

De las acciones, nada, silencio, vacio…..

Incluso hay un anuncio panorámico de un candidato del Partido Verde que usa como lema: “TEN FE, YO TE AYUDO”.

¡Idiota! No queremos tener fe, queremos acciones, resultados, políticas concretas.

Dice Mario de la Torre Hernández (Presidente interino del Comité Municipal del PRI en Cd. Juárez, Chih.) en un diario local:

“Por eso resulta ilógico, antijurídico e impolítico, pues una forma como el ciudadano puede hacer su voluntad y decidir el rumbo que lleva el país mediante un acto concreto, pues es precisamente con los 10 segundos de libertad que tiene ante la urna”.

Dejando de lado el que Don Mario no sepa qué diablos es la lógica, ni sepa nada de cuestiones jurídicas ni se de cuenta que la protesta ciudadana es la más política de las acciones, en algo le tengo que dar la razón y es que efectivamente nos quedan solo 10 segundos de libertad democrática.

Y es precisamente eso lo que queremos cambiar, no queremos que los 10 segundos del voto sean la única herramienta que tenemos para pedirles cuentas a nuestros gobernantes, aunado a que una vez en la urna se convierta en letra muerta porque gane quien gane todos hacen lo mismo, ignorarnos hasta que sea tiempo de elecciones de nuevo.

Y ya que hablamos de generar esperanza y tener fe, hablemos de la propuesta de Alejandro Martí:

Mi voto por tu compromiso”.

Α ver amigos candidatos, ¿quien se compromete a portarse bien de ahora en adelante a cambio de mi voto?

No, mi querido Alejandro, la idea es buena, es mas es buenísima, pero fuera de tiempo, les estas dando una tablita de salvación a esta bola de delincuentes.

Es obvio que todos querrán firmar lo que les pongas enfrente, así sea con notario público de por medio, pero no hay nada que les comprometa de verdad a cumplir con lo prometido.

La firma ante notario público lo único que prueba es que firmaron, pero no pasa nada si no cumplen.

Esta idea del compromiso por mi voto es precisamente una forma de seguimiento después de las elecciones, cuando el monto de los votos anulados les represente uno o varios puntos porcentuales invaluables.

No podemos darles una tabla de salvación antes de tiempo, primero debemos darnos cuenta los electores cual es nuestro verdadero poder de convocatoria, para luego poder ofrecer muestro voto a cambio de acciones concretas y medibles.

Pero después, no antes.

Veamos algunos números para ver de qué hablamos.

En las elecciones del 2006 para diputados federales, el número de votos nulos fue de 1,033,655 (2.51%) y el de candidatos no registrados fue de 128, 347 (0.31%).

Para presidente nacional los votos nulos fueron 904,604 (2.16%) y los de candidatos no registrados fueron 297,989 votos.

La diferencia de votos entre Felipe Calderon y AMLO fue tan solo de 243,934 votos, simplemente los no registrados fueron más que esta diferencia.

¿Y dicen que los votos nulos no cambian nada?

El porcentaje de votos nulos, (por las razones que sean) durante las elecciones de 1997, 200, 2003 y 2006 fue de 2,76%. El de candidatos no registrados fue de 0.12%.

Una encuesta en Reforma dice que la campaña del voto nulo está creciendo y que se espera que este voto sea arriba del 10%, lo que significa que bien puede decidir el resultado de las elecciones.

Los políticos saben lo que está en juego, por eso les molesta la iniciativa, los que decidirán el rumbo no son el voto duro, sino el voto anulado.

El abstencionismo les tiene sin cuidado, estos no cuentan porque solo miran con indiferencia los resultados y pueden explicarlos como se les antoje, pero los que anulan el voto son agentes activos.

Es cierto que la medida quizás nos deje con 3 o 4 partidos (ojala), pero el margen por el cual ganen elecciones se reducirá de tal forma que el voto de los anulacioncitas valga su peso en oro (literalmente).

Y entonces ahora sí, será tiempo de hacer pactos a cambio de compromisos, precisamente porque estos votos no son “duros” sino condicionados. No pertenecen a ningún partido, sino a quien de resultados.

Y ningún partido político es tan idiota como para despreciar más de un millón de votos (bueno, quizás AMLO y Fox, pero nada mas).

Pero después Don Alejandro, después, no antes.

Como ven, después de todo, el voto nulo es un voto razonado.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Junio 19, 2009

Pena de muerte al Partido Verde

“La principal responsabilidad de todo ciudadano es cuestionar a sus gobernantes”

Benjamín Franklin

Dice uno de los personajes de la película Parque Jurásico que “la vida se abre camino”, así también las libertades que tienen que ver con la vida, también se abren camino, y después de la búsqueda de sobrevivencia la libertad de expresión es de las libertades que más pronto encuentran vías alternas.

No han terminado los partidos políticos de saborear las modificaciones que le hicieron a nuestra carta magna para quitarnos libertades, (“para nuestro propio bien” dicen ellos), cuando ya encontramos los ciudadanos de “a pie” las herramientas con cuales presentarles batalla.

Primero fue la campaña del voto en blanco o nulo, ahora le toca a la banda de ladrones que se llama Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ser blanco de los ataques de muchas de sus víctimas a los que ellos llaman electorado.

La campaña se llama: “Pena de muerte al Partido Verde” y fue lanzada desde este sitio en Facebook.

Básicamente explican que se trata de un partido manejado como negocio privado, al igual que todos los demás, pero este les gana en cuestión de cinismo, además de que es exclusivamente familiar.

La gota que derramo el vaso es la campaña estúpida e inmoral de “Pena de muerte a los secuestradores”.

Estúpida porque se trata de demagogia pura, ya que bien saben que esta medida no ha funcionado en ninguna parte, al menos no para castigar a los verdaderos culpables.

De entrada yo estaría en favor de castigar con la pena de muerte a secuestradores, el problema es que no tenemos un sistema de impartición de justicia capaz de investigar, detener y juzgar a los culpables de este y otros delitos sin que existan sospechas de que se castiga a inocentes.

Para poder hacerlo nuestro sistema de impartición de justicia necesitaría ser de tal forma tan efectivo que paradójicamente no fuera necesario utilizar esta medida tan radical.

Inmoral, porque los del PVEM saben perfectamente que esta medida sería imposible de poner en práctica en nuestro país, entre otras cosas por los tratados internacionales que México ha firmado y ratificado en contra de la pena de muerte.

Pero para la familia González Torres y demás dirigentes del partido verde no hay análisis y razones que valgan, comparado con los beneficios económicos que les representa el conservar el registro como partido político.

Y para hacerlo no les importa prometerle a sus electores el paraíso en la tierra, al fin que como dice parte de su lema, “…de ti depende que se cumplan”.

Estas son las diez razones que se mencionan en esta página de Facebook, cada una con su respectivo enlace α otras páginas con mas información y algunos videos.

1) NO SON ECOLOGISTAS
http://www.facebook.com/topic.php?uid=84587553725&topic=9892
2) PERVIERTEN LA CAUSA ECOLOGISTA
3) ALGUNOS DE SUS CANDIDATOS SON HOMOFÓBICOS
http://www.youtube.com/watch?v=Ze3H35jzpbw
http://www.youtube.com/watch?v=kU6BV4Nqx-E
4) SON OPORTUNISTAS Y SECUESTRAN CAUSAS Y BANDERAS LEGÍTIMAS
5) PROMUEVEN LA PENA DE MUERTE
http://www.youtube.com/watch?v=637M4vO66GQ
6) RECIBEN CIENTOS DE MILLONES DE PESOS ( 2009: 228,637,396.49)
http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/menuitem.e811f8875df20fd417bed910d08600a0/?vgnextoid=c1d8f8c9f5d3f110VgnVCM1000000c68000aRCRD
8) ES UN PARTIDO CONCEBIDO DESDE SU FUNDACIÓN COMO NEGOCIO
9) SON UN LASTRE Y UNA CARGA PARA LA SOCIEDAD
10) SON LA VERGUENZA DE TODOS LOS PARTIDOS VERDES DEL MUNDO: (http://www.europeangreens.org/cms/default/dok/269/269932.press_release_egp_withdraws_recognition@en.htm)

Así que si no te convence la idea de anular tu voto, ¿qué tal la de quitar del presupuesto a las lacras del partido verde y dejar de seguirlos manteniendo con nuestros impuestos?

O mejor aún: ¿Porque no las dos cosas?

Juan Carlos Bujanda Benitez

Junio 16, 2009

El voto nulo es una elección

La democracia son dos lobos y una oveja votando que se va a comer

Benjamín Franklin

 Estoy en un dilema, por primera vez desde que tengo edad de votar no se con seguridad lo que voy a hacer con mi voto. 

Y no me refiero a que no sepa porque partido votare, sino que no se si votar o anular mi voto como sugieren cada vez mas organismos ciudadanos y analistas políticos. 

Me queda claro que no voy a dejar de acudir a las urnas a ejercer mi derecho. 

Otra cosa que me queda claro es que el 99.99% de diputados y senadores solo se representan a sí mismos y que lo mismo harán los candidatos a sucederles. 

Siempre que tengo dudas en temas de política, ciudadanía, valores, principios y casi cualquier tema escabroso que requiera un análisis poco más que superficial acudo a dos pequeños tesoros que tengo en mi biblioteca (librero). 

El manual del ciudadano contemporáneo” de Ikram Antaki y “La virtud del egoísmo” de Ayn Rand

Véanlo así;  los  judíos tienen la Tora, los cristianos la Biblia, los musulmanes el Corán, los hindúes el Bahagavad-Gita, los yucatecos el Chilam-Balam, los ingenuos de mente muy abierta  “El Secreto”, los adolecentes el Play Boy y yo tengo a  Antaki y a Rand (ok, también uno que otro play boy). 

En este caso me apoyare en Antaki para esclarecer un poco mis dudas electorales. 

De entrada diré que el hecho de que todos los líderes de los partidos políticos y los funcionarios del IFE se pronuncien enérgicamente en contra del voto en blanco, lo hace por si solo un poderoso argumento para llevarles la contraria. 

Ahora veamos algunas razones que se esgrimen para criticar tal medida. 

 “El voto es un derecho y una obligación de los mexicanos”. 

Esta simple frase tan llevada y traída y que algunos políticos expresan como si allí estuviera dicho todo, es lo menos una contradicción de términos y lo mas una razón para hacer justamente lo contrario. 

En primer lugar ningún derecho puede ser al mismo tiempo una obligación, o es lo uno o lo otro, pero no las dos cosas a la vez. 

En México el votar no es obligatorio sino voluntario, aunque las campañas digan otra cosa, así que esto nos deja el votar solo como un derecho. 

En segundo lugar todos los derechos conllevan por definición el derecho a lo contrario, es decir que si el votar es mi derecho también lo es el no hacerlo, si no fuera así no sería un derecho sino una obligación. 

Entonces las campañas deberían decir que podemos votar porque ese es nuestro derecho o podemos no hacerlo por la misma razón. 

Así que no me salgan ahora con que tengo que votar porque, si lo quiero es un derecho, pero que si no lo quiero es una obligación. 

Veamos otro argumento, que confieso yo mismo defendí con convicción durante mucho tiempo.

“Si no votas no tendrás derecho a  quejarte después”. 

Faltaba más sobraba menos, estos sería tanto como decir que las idioteces que hacen los diputados fueran consecuencia directa de mi voto. 

Ahora resulta que yo tengo la culpa de que la familia Gonzales Torres se haga millonaria con el tráfico de influencias, que yo tengo la culpa de que El Jefe Diego use la ley para beneficio propio como si las leyes fueran hechas para él, que Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa se enriquezcan como jeques petroleros solo por manejar a su antojo información privilegiada. 

Discúlpenme pero el voto no es lo único que me da la condición de ciudadano, entonces ¿mis impuestos no cuentan? 

Las aportaciones generosas (por la cantidad no por la voluntad)  que hacemos al erario vía pagos federales, estatales, municipales, pagos de servicios malos y caros y que es de donde sale su sueldo, me dan todo el derecho no solo a quejarme sino a mentarles la madre si me da la gana. 

Si voto por un partido y gana el contrario, el ganador gobierna (es un decir) para todos, no solamente para el que voto por él, de la misma forma gobierna para el que anula su voto o se abstiene de votar. 

“Es una traición α la democracia”. 

Ahora si perdonen que me gane la risa, pero traición, traición, lo que se dice traición es lo que ustedes han hecho.

Dicen que le preguntaron a Henry Ford que si podían pintar sus coches “modelo T” de colores diferentes y el les contesto que sí, siempre y cuando los colores fuera de color negro.

Democracia significa el gobierno del pueblo por el pueblo, y para esto se supone que escogemos a quienes nos representaran para gobernar, pero en la práctica solo puedo escoger entre los elegidos que ustedes digan, de esta forma mi libertad de escoger es entre las opciones que ustedes me den.

 ¿Cuál libertad?

Α esto agréguenle que de los 500 diputados solo votamos por 300, los demás ustedes los ponen a su antojo y es de estos de donde salen los líderes de las bancadas y las principales comisiones.

Según la constitución, cualquier mexicano puede votar y ser votado, pero esto ustedes lo cancelaron porque no les gusta la competencia, y le dicen traición a anular el voto, que poca vergüenza (madre).

La libertad de expresión está garantizada por nuestra Carta Magna, pero ustedes dicen que esto no aplica para decirles sus verdades a nuestros gobernantes porque tienen la piel muy delgada y cualquier atentado contra su honorabilidad es campaña negra.

Tan fácil que sería permitir cualquier clase de campaña para saber de qué pie cojean los candidatos y cuando se mintiera o difamara simplemente aplicar las leyes vigentes para castigar a mentirosos o difamadores, pero no, eso sería tanto como echarse la soga al cuello, si denuncian como debe de ser, después no quedaría títere con cabeza o candidato sin sentencia.

Dice Antaki:

Los consensos y las unanimidades son signos preocupantes de perversidad social, política e intelectual, porque ocultan la verdad de los desacuerdos”.

Ustedes los diputados y senadores solo han podido coincidir cuando se trata de impedirnos ser votados o votar por candidaturas ciudadanas, o expresarnos libremente o cuando se quieren aumentar el sueldo.

Cancelaron nuestras principales prerrogativas ciudadanas, juegan con las pocas que nos quedan y dicen que anular el voto es traición a la democracia; francamente nos están viendo la cara de imbéciles.

Que los avale su abuela, el anular el voto es participación, aquí y en China.

Por si no lo saben el significado original de la palabra “imbécil” no tiene nada que ver con idiotez, viene del adjetivo latino “imbecillis” que se traduce como pusilanimidad, flojera, desidia, apatía o cobardía.

El anular el voto es decidir, es dejar de ser cobardes, es decirles que no nos gustan las pocas opciones que nos dejan porque son iguales que ustedes, es decirles que decidimos dejar de ser imbéciles y rechazamos votar por los idiotas que nos presentan como salvadores de la patria.

¿Quién es ahora el traidor a la democracia?

Si, se perfectamente que los votos anulados no evitaran que sean elegidos los mismos idiotas de siempre, pero si el voto nulo es lo suficientemente numeroso y genera toda la polémica que ya está generando, es casi imposible que no propicie un cambio; propuestas las hay y muy especificas.

  •           Menos recursos para los partidos.
  •           Libertad para decirles lo que nos de la gana, aunque sean mentiras y ofensas, para eso están los tribunales adecuados.
  •           Libertad para votar por quien queramos y que mi voto cuente.
  •           Libertad para ser votado, sin necesidad de pertenecer a ningún partido político.
  •           Eliminación de diputaciones de representación proporcional.
  •           REELECCION de diputados, senadores y presidentes municipales.
  •           Configuración ciudadana y permanente de los consejeros del IFE y no las caricaturas que ustedes escogieron y se repartieron.
  •           Valor monetario α votos nulos.

Revisemos ahora las propuestas idiotas de los partidos políticos.

El spot que más de divierte es el del PRI porque se “disparan en los pies” al hacer la analogía del futbolista que va a tirar un penal.

“México unido en un solo pensamiento…lo va a fallar, lo va a fallar”. 

No pos sí, pero la burra no era arisca, si pensamos así es porque así nos tienen acostumbrados.

Nuestro sistema político es mediocre, así como lo es también nuestro futbol, así como esperamos que un entrenador haga milagros con 22 jugadores chafas, así también queremos que un mesías político nos salve de la mediocridad, pero los partidos políticos no son para esto, son negocios particulares y mafias bien organizadas.

Dice el PRI que ahora sí, que ellos si saben gobernar, aunque no lo hicieron durante casi 70 años. Que estos son otros tiempos, que han cambiado, que ahora son otros, aunque las personas son las mismas de siempre, los dueños de México.

“Experiencia probada, nueva actitud”. 

O sea que aceptan que la actitud pasada era mala, corrupta, deshonesta, cínica, pero ya cambiaron, ¿conservan la experiencia pero no las mañas?

¿Así o más cínicos?

Y el PAN con sus acusaciones sin pruebas, sus fobias α las minifaldas, su subordinación al Vaticano y sus eslóganes vacios de contenido.

“Acción responsable”. 

O su complejo de Poncio Pilatos.

“El narcotráfico empezó hace años”. 

Si, justo antes de que nosotros (PAN) llegáramos, si no pregúntenle a Marco Antonio Adame, gobernador de Morelos (todos son narcos menos yo),o a su antecesor Sergio Estrada Cajigal con su helicóptero del amor.

Y el Partido Verde Ecologista de México, y su campaña a favor de la pena de muerte.

Partido netamente familiar y que piensan conservar de esta forma  hasta la cuarta o quinta generación, así tengan que aliarse con el partido de la deforestación y exterminio de focas, o apoyar campanas de linchamiento, cualquier cosa que suene bien nos sirve, la cosa es que sea populista.

Que tal esta:

“Pena de muerte para políticos corruptos chamaqueados”.

Y sus amenazas veladas de vendedores chafas, “o votas por nosotros o te chingas”.

 “El verde hizo propuestas valiosas, de ti depende que se cumplan”. 

Si no lo haces tú tienes la culpa, y si lo haces la culpa es de los demás partidos que no apoyan nuestras brillantes propuestas. O la culpa es de alguien más pero no nuestra que para eso somos de un color políticamente correcto.

Que no tiene medicinas: Que el gobierno se las pague.

Que no sabes ingles y computacion: Que el gobierno te las pague.

Que quieres vacaciones: Que el gobierno te las pague.

Que cumplamos nuestras promesas:Que el gobierno te las pague.

O del Partido Nueva Alianza (PANAL), creación y propiedad privada de la maestra Elba Esther Gordillo, la mujer más rica de México que no sale en Forbes.

Partido que considera la educación como herencia sindical y que se niega rotundamente a refrendar la tan cacareada Alianza por la Educación cuyo principal argumento es:

Porque sí”.

Faltaba más, para eso somos sus maestros y sabemos lo que nos conviene, digo lo que les conviene.

La educación es la solución”.

¡!!En serio!!!

¿Entonces los griegos tenían razón?, No sé porque no se nos ocurrió antes. Tenía que venir el bufón de Kawashi a ilustrarnos.

Y que tal la “chiquillada”, los partidos chiquitos que se venden al mejor postor, y apoyan cualquier eslogan baboso con tal de conservar el registro y sus consiguientes millones de pesos.

Jefa, ya me voy α ganar algo aunque sea de payaso

Porque de grande quiero ser como Lopez Obrador.

Estaríamos mejor con Lopez Obrador

No, pero estaríamos mejor con Obama, pero es negro y no combina con el amarillo

Tenemos que salvar α México” (Y México soy yo).

Y qué decir de Convergencia (¡Naranja, naranja!)

Es tiempo, salvemos α México

Marido sin trabajo, romeritos sin camarones

¿Qué quieren propuestas concretas? ¡NARANJAS, NARANJAS!

¿Qué candidatos independientes? ¡NARANJAS, NARANJAS!

¿Bajar sueldos a diputados? ¡NARANJAS, NARANJAS!

Ah, pero la campaña que se lleva las palmas no solamente por populista sino por peligroso es ni más ni menos que el del PRD y su insoportable Marianita.

“- Oye Chucho, estoy un poco preocupada, oí a mi Papá decir que se iba a quedar sin trabajo, ¿Cómo le ayudo?”

“- Mira, este cuaderno esta hecho en México, por mexicanos, este lápiz esta hecho en México, si compramos lo hecho en México, así si conservamos los empleos”. 

Si hay alguna medida económica equivocada y peligrosa esa es el nacionalismo, el cerrar fronteras a productos extranjeros y proteger los nacionales pretendiendo que esto sea una solución al desempleo.

Este tipo de medidas han sido probadas y rechazadas cientos de veces por inútiles y por lograr resultados contrarios a los pretendidos, ya que si a alguien afectan es precisamente a quien buscan beneficiar al propiciar un mercado de productos defectuosos y caros por falta de competencia.

Si lo hecho en México está bien hecho, entonces podemos competir con lo hecho en otros países, que los consumidores escojan lo mejor y más barato, los mercados libres generan empleos, no los eslóganes estúpidos y demagogos.

Sin duda, el PRD sigue siendo un peligro para México. Así sí.

Dejo al final el Partido Social Demócrata, y es aquí donde esta mi dilema, porque si algún partido tiene propuestas concretas, realizables y necesarias ese es el PSD.

Legalización de las drogas, seguridad social, educación y equidad de género.

Cierto que las propuestas no garantizan su aplicación y factibilidad, y que es lo más probable que una vez en el poder se hagan patos y nos den otra vez atole con el dedo, así lo deja ver la cruenta batalla dentro del partido que culmino con la salida de su fundadora Patricia Mercado y dejo como ganon absoluto a  Alberto Begne.

Y como esta vez no pienso elegir al menos “pior”, mi dilema queda resuelto, pero sigo abierto a nuevos argumentos en contra de esta postura.

Si las opciones son 7 matones de los cuales tengo que escoger uno que me engañe,  otro que me robe, otro que me defraude, dos que se alíen para madrearme, otro que me sodomice, y otro que se burle de mi.

Mi respuesta es no gracias, no me agradan las opciones, elijo votar y voto en contra de todos ustedes.

¿Que mi voto no sirve de nada?, Ya veremos, ya veremos.

Por lo pronto ya mande hacer mis camisetas blancas con la leyenda:

PARA POLITICOS NULOS, VOTOS NULOS

Juan Carlos Bujanda Benitez

Junio 9, 2009.

El discurso que me gustaría haber dicho.

Recién acabo de oír en Reporte Índigo el discurso de Denise Dresser en el foro “México ante la crisis” organizado por el Senado de México(Jueves 29 de Enero).

Y tienen razón los de Reporte Índigo al titularlo “El discurso que casi todos quisieran decir”, al menos yo si lo quisiera, sobre todo porque tuvo la valentía y desfachatez de decirlo frente α la los principales imputados en su discurso, así’ con nombres y apellidos.

Α menos que me equivoque, eso espero, me extraña sobremanera que no lo hayan reproducido todos los medios de comunicación, aunque pensándolo bien, no resulta tan extraño, al fin y al cabo los medios de comunicación se llevan su parte en el discurso.

Mención aparte merece el hecho de que ni Manlio Fabio Beltrones ni Carlos Navarrete se atrevieron a aplaudir de pie como el resto de la concurrencia.

Así que no me quiero quedar con las ganas de ayudar a compartir este excelente discurso, cuyo texto integro se reproduce a continuación.

¡Gracias Denise!

México es un país privilegiado.

Tiene una ubicación geográfica extraordinaria y cuenta con grandes riquezas naturales. Está poblado por millones de personas talentosas y trabajadoras.

Pero a pesar de ello, la pregunta perenne sigue siendo: ¿por qué no crece a la velocidad que podría y debería? ¿Por qué seguimos discutiendo este tema año tras año, foro tras foro?

Aventuro algunas respuestas, y les pediría que me acompañaran en un ejercicio intelectual, recordando aquel famoso libro de Madame Calderón de la Barca llamado “La vida en México”, escrito en el siglo XVII, en el cual intenta describir las principales características del país.

Si Madame Calderón de la Barca escribiera su famoso libro hoy, tendría que cambiarle el título a “Oligopolilandia”. Porque desde el primer momento en el que pisara el país, se enfrentaría a los síntomas de una economía política disfuncional, con problemas que la crisis tan solo agrava.

Aterrizaría en uno de los aeropuertos más caros del mundo; se vería asediada por maleteros que controlan el servicio; tomaría un taxi de una compañía que se ha autodecretado un aumento de 30 por ciento en las tarifas, y si tuviera que cargar gasolina, lo haría sólo en Pemex.

En el hotel habría 75 por ciento de probabilidades de que consumiera una tortilla vendida por un solo distribuidor, y si se enfermara del estómago y necesitara ir a una farmacia, descubriría que las medicinas allí cuestan más que en otros lugares que ha visitado.

Si le hablara de larga distancia a su esposo para quejarse de esta situación, pagaría una de las tarifas más elevadas de la OCDE. Y si prendiera la televisión para distraerse ante el mal rato, descubriría que sólo existen dos cadenas.

 Para entender la situación en la que se encuentra, tendría que recordar lo que dijo Guillermo Ortiz hace unos días: no hemos creado las condiciones para que los recursos se usen de manera eficiente; o tendría que leer el libro “Good Capitalism/Bad Capitalism”, que explica por qué algunos países prosperan y otros se estancan; por qué algunos países promueven la equidad y otros no logran asegurarla.

La respuesta se encuentra en la mezcla correcta de Estado y mercado, de regulación e innovación. La clave del éxito -o el fracaso- se halla en el modelo económico: en la decisión de promover el capitalismo de Estado o el capitalismo oligárquico o el capitalismo de las grandes empresas o el capitalismo democrático.

Hoy México es un ejemplo clásico de lo que el Nobel de Economía Joseph Stiglitz denomina “Crony capitalism”: el capitalismo de cuates, el capitalismo de cómplices, el capitalismo que no se basa en la competencia sino en su obstaculización.

Ese andamiaje de privilegios y “posiciones dominantes” y nudos sindicales en sectores cruciales -telecomunicaciones, servicios financieros, transporte, energía- que aprisiona a la economía y la vuelve ineficiente. Una mezcla de capitalismo de Estado y capitalismo oligárquico.

Hoy, México -inmerso en la crisis- está aún lejos de acceder al capitalismo dinámico donde el Estado no protege privilegios, defiende cotos, elige ganadores y permite la perpetuación de un pequeño grupo de oligarcas con el poder para vetar reformas que los perjudican.

Al capitalismo en el cual las autoridades crean condiciones para los mercados abiertos, competitivos, innovadores, que proveen mejores productos a precios más baratos para los consumidores. Para los ciudadanos.

Hoy, México carga con los resultados de esfuerzos fallidos por modernizar su economía durante los últimos 20 años.

Las reformas de los 80 y 90 entrañaron la privatización, la liberalización comercial.

Pero esas reformas no produjeron una economía de mercado dinámica debido a la ausencia de una regulación gubernamental eficaz, capaz de crear mercados funcionales, competitivos.

En vez de transparencia y reglas claras, prevalecían la discrecionalidad entre los empresarios que se beneficiaron de las privatizaciones y los funcionarios del gobierno encargados de regularlos.

Las declaraciones de Agustín Carstens el martes pasado, en torno a la necesidad de combatir los monopolios en telefonía, son bienvenidas. Lamentablemente, se dan 18 años tarde. Y allí están los resultados de reformas quizás bien intencionadas, pero mal instrumentadas: una economía que no crece lo suficiente, una élite empresarial que no compite lo suficiente, un modelo económico que concentra la riqueza y distribuye mal la que hay.

Hoy, México está atrapado por una red intrincada de privilegios y vetos empresariales y posiciones dominantes en el mercado que inhiben un terreno nivelado de juego.

Una red descrita en el famoso artículo de la economista Anne Kruege: “The Political Economy of the Rent-Seeking Society” (“La Economía Política de la Sociedad Rentista”).

Una red que opera a base de favores, concesiones y protección regulatoria que el gobierno ofrece y miembros de la cúpula empresarial exigen como condición para invertir.

¿Quién? Alguien como el dueño de una distribuidora de maíz o el concesionario de una carrera privada o el comprador de un banco rescatado con el Fobaproa o el principal accionista de Telmex o el operador de una Afore.

Estos actores capturan rentas a través de la explotación o manipulación del entorno económico en lugar de generar ganancias legítimas a través de la innovación o la creación de riqueza.

Y los consumidores de México contribuyen a la fortuna de los rentistas cada vez que pagan la cuenta telefónica. La conexión a Internet. La cuota en la carretera. La tortilla con un precio fijo. La comisión de las Afores. La comisión por la tarjeta de crédito. Ejemplo tras ejemplo de rentas extraídas a través de la manipulación de mercado.

Y el rentismo acentúa la desigualdad, produce costos sociales, dilata el desarrollo, disminuye la productividad, aumenta los costos de transacción en una economía que -ante el imperativo de la competitividad- necesita disminuirlos.

Para extraer rentas, los “jugadores dominantes” han erigido altas barreras de entrada a nuevos jugadores, creando así cuellos de botella que inhiben la innovación y, por ende, el aumento de la productividad.

Estos cuellos de botella inhiben el crecimiento de México en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, y son una razón clave detrás de la persistente desigualdad social, como lo sugiere el reporte del Banco Mundial sobre México titulado: “Más allá de la polarización social y la captura del Estado”.

La concentración de la riqueza y del poder económico entre esos “jugadores dominantes” con frecuencia se traduce en ventajas injustas, captura regulatoria y políticas públicas que favorecen intereses particulares.

Peor aún, convierte a representantes del interés público -muchos de los diputados y senadores sentados aquí- en empleados de los intereses atrincherados. Convierte al gobierno en empleado de las personas más poderosas del país.

Y lleva a las siguientes preguntas: ¿Quién gobierna en México? ¿El Senado o Ricardo Salinas Pliego cuando logra controlar los vericuetos del proceso legislativo? ¿La Secretaría de Comunicaciones y Transportes o Unefon? ¿La Comisión Nacional Bancaria o los bancos que se rehúsan a cumplir con las obligaciones de transparencia que la ley les exige?  ¿La Secretaría de Educación Pública o Elba Esther Gordillo? ¿La Comisión Federal de Competencia o Carlos Slim? ¿Pemex o Carlos Romero Deschamps? ¿Ustedes o una serie de intereses que no logran contener?

Porque ante los vacíos de autoridad, la captura regulatoria y las decisiones de política pública que favorecen a una minoría, la respuesta parece obvia.

México hoy padece lo que algunos llaman “Estados dentro del Estado”, o lo que otros denominan “una economía sin un gobierno capaz de regularla de manera eficaz”. Eso -y no la caída de la producción petrolera- es lo que condena a México al subdesempeño crónico.

Una y otra vez, el debate sobre cómo promover el crecimiento, cómo fomentar la inversión y cómo generar el empleo se encuentra fuera de foco.

El gobierno cree que para lograr estos objetivos, basta con tenderle la mano al sector privado para que invierta bajo cualquier condición. Y el sector privado, por su parte, piensa que la panacea es que se le permita participar en el sector petrolero, por dar un ejemplo.

Pero ésa es sólo una solución parcial a un problema más profundo. El meollo detrás de la mediocridad de México se encuentra en su estructura económica y en las reglas del juego que la apuntalan.

Una estructura demasiado top heavy o pesada en la punta de la pirámide; una estructura oligopolizada donde unos cuantos se dedican a la extracción de rentas; una estructura de complicidades y colusiones que el gobierno permite y de la cual también se beneficia.

Claro, muchos de los miembros del gobierno de Felipe Calderón, y muchos de los presentes en este foro, hablarán de crecimiento como una prioridad central.

Pero más bien lo perciben como una variable residual. Más bien parecería que buscan -y duele como ciudadana reconocerlo- asegurar un grado mínimo de avance para mantener la paz social, pero sin alterar la correlación de fuerzas existente. Sin cambiar la estructura económica de una manera fundamental.  

Y el problema surge cuando ese modelo comienza a generar monstruos; cuando ese apoyo gubernamental a ciertas produce monopolios, duopolios y oligopolios que ya no pueden ser controlados; cuando las “criaturas del Estado” -como las llama Moisés Naim- amenazan con devorarlo.

Sólo así se entiende la devolución gubernamental de 550 millones de dólares a Ricardo Salinas Pliego, por intereses supuestamente mal cobrados, un día antes del fin del sexenio de Vicente Fox.

Sólo así se entiende el comunicado lamentable de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes hace un año celebrando la alianza entre Telemundo y Televisa, cuando en realidad revela una claudicación gubernamental ante la posibilidad de una tercera cadena.

Sólo así se comprende que nadie levante un dedo para sancionar a TV Azteca cuando viola la ley al rehusarse a transmitir los spots del IFE o se apropia del Cerro del Chiquihuite.

Sólo así se entiende la aprobación de la llamada “Ley Televisa” por la Cámara de Diputados y la de Senadores en 2006.

Sólo así se entiende la posposición ad infinitum en el Senado de una nueva ley de medios para promover la competencia en el sector.

Sólo así se comprende que la reforma de Pemex deje sin tocar el asunto del sindicato.

Sólo así se entiende la posibilidad de dar entrada a Carlos Slim a la televisión sin obligarlo a cumplir con las condiciones de su concesión original.

Síntomas de un gobierno ineficaz. Señales de un gobierno doblegado. Muestras de un gobierno coludido.

Con efectos cada vez más onerosos y cada vez más obvios que la crisis pone en evidencia, porque no logramos reformarnos a tiempo.

Mucha riqueza, pocos beneficiarios. Crecimiento estancado, país aletargado. Intereses atrincherados, reformas diluidas. Poca competencia, baja competitividad. Poder concentrado, democracia puesta en jaque. Un gobierno que en lugar de domesticar a las criaturas que ha concebido, ahora vive aterrorizado por ellas.

¿Cuáles son las consecuencias del mal capitalismo mexicano? Donde las élites tradicionales son fuertes, la gobernabilidad democrática es poco eficaz, los partidos políticos tienden a ser minimalistas.

En México, el incrementalismo de la política pública puede ser atribuido a élites tradicionales que usan su poder para bloquear reformas que afectan sus intereses, o asegurar iniciativas que protejan su situación privilegiada.

Si ustedes verdaderamente quieren que México crezca, tendrán que crear la capacidad de regular y reformar en nombre del interés público.

Tendrán que mandar señales inequívocas de cómo van a desactivar esos “centros de veto” que están bloqueando el crecimiento económico y la consolidación democrática: Los monopolistas abusivos, los sindicatos rapaces, las televisoras chantajistas, los empresarios privilegiados y sus aliados en el gobierno.

Si ustedes verdaderamente quieren que México prospere, tendrán que tomar decisiones que desaten el dinamismo económico, que fortalezcan la capacidad regulatoria del Estado y contribuyan a construir mercados, que promuevan la competencia y, gracias a ello, aumenten la competitividad.

En pocas palabras, usar la capacidad del Estado para contener a aquellos con más poder en el gobierno, con más peso que el electorado, con más intereses que el interés público.

¿Qué hacer? Los conmino a leer textos tan influyentes como “The Growth Report” y “The Power of Productivity”.

A estar conscientes de lo que todo país interesado en crecer y competir debe hacer para lograrlo.

A saber que ello requiere una economía capaz de producir bienes y servicio de tal manera que los trabajadores puedan ganar más y más.

A entender que ello se basa en la expansión raída del conocimiento y la innovación; en nuevas formas de hacer las cosas y mejorarlas; en técnicas que aumentan la productividad de manera constante.

A reconocer que las economías dinámicas suelen ser aquellas capaces de promover la competencia y reducir las barreras de entrada a nuevos jugadores en el mercado.

A entender que esa tarea del gobierno -a través de lar regulación adecuada- crear un entorno en el cual las empresas se vean presionadas por sus competidores para innovar y reducir precios, y pasar esos beneficios a los consumidores.

A comprender que si eso no ocurre, nadie tiene incentivos para innovar. En lugar de ser motores de crecimiento, las empresas protegidas y/o monopólicas terminan estrangulándolo.

En pocas palabras, la competitividad -factor indispensable para atraer la inversión y con ella remontar la crisis, como sugería Sanguinetti- Está vinculada a la competencia.

El crecimiento económico está ligado a la competencia. La innovación y, por ende, el dinamismo y la creación de empleos se desprenden de la competencia.

La inversión que se canaliza hacia nuevos mercados y nuevas oportunidades es producto de la competencia. No es una condición suficiente pero sí es una condición necesaria. No bastará por sí misma para desatar el crecimiento, pero sin ella jamás ocurrirá, por más dinero público que se inyecte a la economía mediante políticas contracíclicas.

Y, ¿cómo empezar a empujar eso? Con una tercera cadena de televisión; con el fomento de la competencia en banda ancha a través de la red de la Comisión Federal de Electricidad; con el fortalecimiento de los órganos regulatorios, con la sanción a quienes violen los términos de su concesión; con la reacción de mercados funcionales, como ya se logró con las aerolíneas de bajo costo; con medidas que se empiecen a desmantelar cuellos de botella y a domesticar a esas “criaturas del Estado”.

Tiene que ver con la inauguración de un nuevo tipo de relación entre el Estado, el mercado y la sociedad.

Porque si la clase política de este país no logra construir los cimientos del capitalismo democrático, condenará a México al subdesempeño crónico. Lo condenará a seguir siendo un terreno fértil para los movimientos populares contra las instituciones; un país que cojea permanentemente debido a las instituciones políticas que no logra remodelar; los monopolios públicos y privados que no logra desmantelar; las estructuras corporativas que no logra democratizar.

Será lo que Felipe Calderón llama “un país de ganadores” donde siempre ganan los mismos.

Un lugar donde muchas de las grandes fortunas empresariales se construyen a partir de la protección política, y no de la innovación empresarial.

Un lugar donde el crecimiento de los últimos años ha sido menor que en el resto de América Latina debido a los cuellos de botella que los oligopolios han diseñado, y que sus amigos en el gobierno les ayudan a defender.

Un lugar donde las penurias que Madame Calderón de la Barca enfrentó con los aeropuertos, los maleteros, los taxis, las gasolineras, la telefonía y la televisión son las mismas que padecen millones de mexicanos más.

Ese consumidor sin voz, sin alternativa, sin protección. Ese hombre invisible. Esa mujer sin rostro.

Esa persona que paga -mes tras mes- tarifas telefónicas más altas que en casi cualquier parte del mundo.

Esa compañía que paga -mes con mes- servicios de telecomunicaciones que elevan sus gastos de operación y reducen sus ganancias.

Miles de personas con comisiones por servicios financieros que no logran entender, con cobros inusitados que nadie puede explicar, parados en la cola de los bancos. Allí varados. Allí desprotegidos. Allí sin opciones. Allí afuera.

Víctimas de un sistema económico disfuncional, institucionalizado por una clase política que aplaude la aprobación de reformas que no atacan el corazón del problema.

Presidentes, secretarios de Estado, diputados, senadores y empresarios que celebran el consenso para no cambiar.

Aunque se agradece que este foro finalmente acepte la magnitud de la crisis, si de aquí no surgen medidas concretas para mirar más allá de la coyuntura, revelará nuevamente nuestra incapacidad para encarar honestamente los problemas que México viene arrastrando desde hace décadas.

Revelará la propensión de los sentados aquí a proponer reformas aisladas, a anunciar medidas cortoplacistas, a eludir las distorsiones del sistema económico, a instrumentar políticas públicas a pedacitos, para llegar a acuerdos que sólo perpetuán el statu quo.

Mientras tanto, la realidad acecha a golpes de 327 mil despedidos, crecimiento negativo, el lugar 60 de 134 en el índice Global de Competitividad y una nación que dice reformarse mientras evita hacerlo.

México no crece por la forma en la cual se usa y se ejerce y se comparte el poder. Ni más ni menos.

Por las reglas discrecionales y politizadas que rigen a la república mafiosa, a la economía “de cuates”.

Por la supervivencia de las estructuras corporativas que el gobierno creó y sigue financiando.

Por un modelo económico que canaliza las rentas del petróleo a demasiadas clientelas.

Por un sistema político que funciona muy bien para sus partidos pero muy mal para sus ciudadanos. Un sistema de “extracción sin representación”.

Creando así un país poblado por personas obligadas a diluir la esperanza; a encoger las expectativas; a cruzar la frontera al paso de 400 mil personas al año en busca de la movilidad social que no encuentran aquí; a vivir con la palma extendida esperando la próxima dádiva del próximo político; a marchar en las calles porque piensan que nadie en el gobierno los escucha; a desconfiar de las instituciones; a presenciar la muerte común de los sueños porque México no avanza a la velocidad que podría y debería.

Denise Dresser

Detenciones en la PFP, ¿Combate o reacomodo?

Cada vez es más frecuente que se hagan detenciones de altos mandos de las diferentes policías de México, esto α pesar de ser desalentador por el hecho de poner de manifiesto la corrupción de altos niveles, nos debería dar la confianza de que algo se está haciendo para combatirla.

Sin embargo ciertas detenciones nos pueden indicar que las cosas se hacen por otros motivos y mas que combate a la corrupción se trata de simples reacomodos.

Ayer se dio la noticia de la detención (orden de presentación) del ex coordinador regional de la Policía Federal Preventiva: Javier Herrera Valles.

La causa oficial es que se le acusa de recibir dinero del narcotráfico a cambio de información clasificada.

Sin embargo este personaje ha sido noticia los últimos meses debido a que ha presentado numerosas denuncias en contra de Genaro Garcia Luna, al grado de que ya se le conoce como el más acérrimo crítico del titular de la Secretaria de Seguridad Publica.

Y α juzgar por las evidencias presentadas y por la falta de respuesta por parte del aparato oficial de Garcia Luna, la cosa no se trata de simples dimes y diretes.

El medio de comunicación que primero y más profusamente ha dado espacio a las denuncias de Herrera Valles es Reporte Índigo en su edición electrónica, la cual se puede consultar aquí.

En esta edición No. 97 de Reporte Índigo titulada: “Despierte señor presidente” se encuentra también una serie de entrevistas con Herrera Valles, tituladas a su vez como “Herrera Valles el perseguido“.

En esta se presentan numerosas pruebas documentales que tratan de demostrar la complicidad o mínimo la complacencia de Garcia Luna con la delincuencia organizada.

Se hacen acusaciones tan graves como el que muchas de las ejecuciones de altos mandos de la policía en emboscadas y operativos se deben principalmente α la improvisación de estrategias por parte de policías que horas antes solo conocían de trabajo de escritorio y nada de campo (carne de cañón).

O numerosos nombramientos de personas de reputación dudosa e incluso ex delincuentes en la nómina de Garcia Luna, tal es el caso del asesino intelectual de Edgar Millán (coordinador de seguridad regional de la PFP).

Herrera Valles menciona que José Antonio Montes Garfias, presunto asesino intelectual de Millán y miembro de la Secretaria de Seguridad Publica Federal, fue contratado por el mismo Genaro Garcia Luna y presenta las pruebas documentales.

Y ni que decir de múltiples nombramientos de altos mandos de la PFP sin experiencia previa salvo la amistad con Garcia Luna, empezando con su hermana Esperanza Garcia Luna que sin haber pasado por la academia de policía, fue nombrada flamante Directora General de la Unidad de Policía Cibernética y Delitos Contra Menores de la PFP.

Al momento de escribir estas líneas, el hermano de Herrera Valles se encuentra desaparecido, después de haber sido arraigado por elementos de la PFP y todo parece indicar que el mismo Javier correrá con la misma suerte.

¿Depuración de las instituciones de seguridad pública o reacomodo del crimen organizado?

¿Y el presidente? ¿Y el congreso?

No quiero pecar de pesimista, le creo al presidente Felipe Calderon en su lucha contra el crimen organizado, incluso sigo creyendo que hizo bien en declararle la guerra al narcotráfico y que es de esperarse que haya bajas tanto de policías como de civiles y que no hay que dar marcha atrás.

Pero de esto α darle mi aval (como si valiera mucho) con carta abierta α todo lo que haga y diga, hay mucho trecho.

Quizás Genaro Garcia Luna sea su amigo del alma, pero si ni siquiera se toma la molestia de desmentir oficialmente α sus críticos, entonces no nos puede pedir a cambio confianza ciega.

Existen muchos buenos y valientes elementos en las corporaciones policiacas como para todavía ponerles piedras en el camino en su lucha contra la delincuencia.

Como dice el cada vez más popular reclamo público, “si no pueden que renuncien” O que al menos se hagan a un lado.

Ante las presentes circunstancias no queda más que lamentar la muerte de policías comprometidos con su trabajo como José Luis Santiago Vasconcelos, quien para mí era algo así como el Baltasar Garzón
mexicano.

Descanse en paz y los demás a seguir trabajando.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Noviembre 19,2008.

Nota aclaratoria:

Este espacio se ha dedicado normalmente a la divulgación del pensamiento racional, tal como es el combate a las charlatanerías y supersticiones, dirán ahora que esto que tiene que ver con noticias policiacas.

Bueno; el propósito no ha cambiado, pero si han cambiado las circunstancias y dado que me encuentro en uno de los muchos vórtices del huracán, no queda más que aplicar el escepticismo a los problemas diarios y una forma de hacerlo es participando en política de la forma en que cada quien mejor sabe hacerlo.

Una de las peores decisiones que podemos tomar es autoexcluirnos cuando podemos aportar aunque sea con un granito de arena.

Así que seguimos con los mismos temas, pero ahora también opinaremos de los temas que nos calan literalmente y que nos cambian la forma de vivir, al fin y al cabo es la falta de pensamiento racional lo que nos ha puesto en esta situación.

Y vaya en este espacio mi granito de tinta.

I am back