No es el presidente, es el congreso


Política: s. Conflicto de intereses disfrazado de lucha de principios.
Ambrose Bierce

Quería escribir este mensaje antes del debate, pero dado los resultados del mismo, en realidad no cambia nada que lo haga antes o después.Unos días antes del debate platicaba con un par de amigos acerca de la forma en que votaríamos cada uno.

Uno de ellos decía que si su candidato ganaba la presidencia era muy importante que también tuviera mayoría en el congreso, para de esta forma poder sacar adelante las reformas necesarias sin el obstáculo de la oposición.

El otro decía que aunque votaría por el mismo candidato por la presidencia, en cambio lo haría por los partidos contrarios para los dos puestos del congreso, de forma que el poder estuviera acotado tal como lo esta actualmente.

Mi postura es a favor de ambos, pero con unas diferencias que hacen que mi opinión sea al mismo tiempo contraria; me explico.

Creo que si bien es cierto que el congreso actual tuvo mucho que ver con que no se hayan llevado a cabo las reformas de estado tan necesarias para el desarrollo de México, como la fiscal, la energética, la económica y otras, también es cierto que gracias a esta división del congreso no se cometieron mas disparates por parte de uno de los presidentes mas débiles y populistas que hemos tenido.

Aclaro que yo vote por Vicente Fox y no me arrepiento, y que voy a votar de nuevo por el candidato del PAN, Felipe Calderón; lo haré porque considero que es la mejor opción que tenemos.

Roberto Madrazo representa lo peor del pasado y es heredero de la corrupción mas descarada, además nunca votaría por nadie que tenga que ver con ese negocio que es el Partido Verde; Andrés Manuel solo esta engolosinado con la posibilidad de ser presidente, pero ni el mismo sabe como llego a jefe de gobierno, y no le importa de donde van a salir los recursos necesarios para cumplir sus promesas a los pobres y viejitos, ni tiene la mínima idea de economía básica, pero sabe que puede dedicar seis años a despilfarrar los recursos del país, salir en los libros de texto y dejarle el paquete al siguiente presidente. Me recuerda demasiado a López Portillo.

Los demás no tienen la menor oportunidad, aunque quizás valga la pena revisar la trayectoria de los aspirantes al congreso del partido de Patricia Mercado, que es por cierto bastante simpática y mucho mejor articulada que los anteriores y ha sido siempre congruente con su decir y hacer; de Roberto Campa, no pienso hacerle el caldo gordo a la maestra Gordillo, allá ellos los que piensan que ya se regenero.

Pero tampoco coincido con la postura de dividir el voto en forma automática, no tiene sentido el que vote por un candidato, en este caso el blanquiazul y por cualquier otro para senador o diputado, si los votantes de otros partidos seguramente van a hacer exactamente lo contrario, es decir votaran en paquete para presidente y para congresistas de un mismo partido, especialmente los del PRI.

Me inclino más a razonar mi voto (y que más podría hacer en este blog sino tratar de razonar algo), y la mejor manera de hacer esto es conocer a los candidatos de todos los partidos, del distrito electoral en el caso de diputados y en los de mi estado en el caso de senadores.

En mi caso particular pienso votar por los candidatos del PAN para los puestos de la Cámara de Diputados, pero ni de chiste votaría por los candidatos de este partido para la Cámara de Senadores; tampoco lo haré por los del PRI y no lo haré porque conozco la trayectoria de ambos y conozco su labor como diputados: nada, cero, además de que solo se acordaron de CD. Juárez, cuando necesitaron votos para una nueva beca; en este caso revisare mis otras tres opciones.

Creo que a la mayoría de los analistas se les olvida que tenemos una democracia que aunque presidencialista por tradición, las decisiones finales y más importantes cada vez dependen más del congreso y no del presidente.

Es cierto que ante la experiencia no solo de este ultimo sexenio sino también del anterior (con Zedillo, fueron los del PAN quienes no apoyaron lo que ahora piden apoyar), donde las votaciones en bloque de los congresistas no dejaron salir adelante los cambios estructurales que México necesita, es tentador el desear que tengamos un presidente con mayoría absoluta en las cámaras.

¿Pero acaso esto significaría que esta mayoría fuera automáticamente eficiente y bien intencionada? ¿Qué pasaría por ejemplo si tuviéramos mayoría panista y fueran todos congresistas como Pancho Cachondo o Estrada Cajigal? O si fuera Priista y el congreso fueran solamente Bartlett’s o Roques Villanueva? ¿O El dios (Thor) me libre, que fuera VERDE y todos como Kawashi’s? Y aunque lo duden podria ser aun peor, imagínense las cámaras llenas de perredistas como ¡Pablo Gómez y Marti Batres!

No; el riesgo es demasiado alto, ningún presidente debe volver a tener mayoría absoluta en el congreso, se que esto hará que los cambios se tarden mas, pero las mejoras serán irreversibles, la madurez no debe ser del presidente, sino de los congresistas, o mas bien de los votantes.

Tenemos que crecer como ciudadanos y hacer valer nuestro voto, pero durante todo el sexenio, solo así dejaremos de ser rehenes de los medios de comunicación durante las campañas y de nuestros supuestos representantes durante todo el año.

Debemos decirles a los aspirantes a las cámaras que los queremos ver constantemente en sus distritos y estados y que una vez elegidos no representan solo a los que votaron por ellos, sino a todos los habitantes de su región geográfica y que si el presidente hace mal su trabajo, para eso los tenemos a ellos, para que hablen por nosotros.

Ya deben quedar atrás los tiempos en que la gente aprovechaba las giras del presidente para darle cartitas en la mano y pedirle favores como su fuera el emperador o el papa.

En vez de eso, debemos hacer valer nuestro derecho a la representación y ante cualquier problema exigirle a nuestro representante que se pare en su distrito para poder decirle como queremos que haga su trabajo.

Debemos darle impulso a las asociaciones civiles para que tengan el peso suficiente para influir en los resultados de las votaciones y que los candidatos se la piensen dos veces antes de levantar la mano en bloque por su presidente o partido.

Debemos inaugurar el cabildeo político profesional, debemos apoyar la reelección de los congresistas para poder evaluar su trabajo y castigarlo o premiarlo según sea el caso.

Es relativamente fácil conocer su labor en los congresos tanto federales como locales, basta con entrar a la pagina del la Cámara de Senadores o de Diputados para poder revisar el diario de debates, el archivo histórico, las minutas, la forma de votar, quien falto y quien se durmió, cuales fueron las palabras exactas de cada uno, la información esta disponible, falta darle el uso adecuado.

Debemos pedirles a los candidatos que se pronuncien con respecto a la reelección de sus puestos, con respecto a la rendición de cuentas permanente, a la disminución de diputados y senadores y la eliminación de puestos plurinominales.

Y aunque casi imperceptiblemente, esta es la dirección en que nos movemos, díganme si no, cuando habían visto antes de estas dos ultimas presidencias que algún candidato votara en contra de su partido, como lo hemos visto desde Zedillo con algunos priistas, panistas y hasta perredistas.

Claro que ahora se amenaza con la expulsión, pero cada vez debe ser esto la regla y no la excepción.

Esta es la razón por la que a mi NO ME ASUSTA que quede como presidente algún populista despistado, algún fundamentalista religioso o algún corrupto incorregible.

Se que si tenemos unas cámaras con contrapeso, están serán el factor que acote el poder ilimitado de quien quede como presidente.

Y tengo esperanza, (basada en evidencias claro) en que si estos (diputados y senadores) actúan irresponsablemente y solo piensan en retrazar la labor de un presidente que no es de su partido, los ciudadanos que ya no nos chupamos el dedo vamos a darnos cuenta y tomar cartas en el asunto.

No somos adultos aun, pero ya no somos tampoco adolescentes, y esto va también para los medios de comunicación y para los demás actores sociales involucrados.

Las evidencias de las que hablo mas arriba son por ejemplo la independencia cada vez mas efectiva del tercer poder, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ¿cuando se había visto que contradijeran una decisión del presidente de la republica?

Por esto las leyes deben prevalecer sobre cualquier proclama populista, nuestras leyes no son las mejores, pero aspiran a serlo y en esto todos tenemos mucha tarea pendiente.

El voto es solo el comienzo, la labor importante es hacer cumplir las promesas y esto pasa por darnos cuenta de cuales son factibles y cuales no, de entender cual es el trabajo del presidente, cual el de las cámaras, cual el de los tribunales y cual el de los ciudadanos.

La famosa frase de cada funcionario cuando toma protesta de su cargo: “Prometo cumplir y hacer cumplir las leyes de mi mandato, y si así no lo hiciere, que la nación me lo demande”, debe hacerse efectiva, no solamente un adorno retórico, la nación que debe demandar somos nosotros y debe ser tarea permanente.

Por eso voy a votar por las personas independientemente de su partido, por eso le voy a dar mas importancia a los puestos del congreso, porque ellos serán mi voz, porque ellos son los que deben de hacer las leyes y el presidente solo administrar los recursos, por eso voy a razonar mi voto, porque no quiero entregar cartitas con favores al emperador.

Pago por que administren mis impuestos, pago porque me impartan justicia, pago por que los servicios públicos sean de calidad, pago por ver prosperar a mi país, pago por sacar algún provecho de nuestras riquezas, no importa quien las explote, pago por una educación moderna, laica y efectiva.

No pido favores, pago bien y la exigencia debe estar a la altura y esta solo depende de mí.

Yo no se ustedes, pero yo voy a buscar, en estas elecciones, que la inteligencia este en el senado y en la cámara de diputados.

Los candidatos a presidentes pueden seguir jugando a ver quien habla más estupideces y promete más absurdos, a ellos nunca mas los volveré a ver en persona.

Pero a los congresistas espero verlos muy seguido por mi barrio y si no es así en esta administración, al tiempo y al trabajo que la cosa es poco a poco.

En este caso bien vale el refrán: “Mas vale paso que dure y no trote que canse” o seria mas bien: “Mas vale minoría pensante que mayoría aplastante”.

Juan Carlos Bujanda Benítez
Junio 11, 2006

Actualizacion:

El tercer poder no es la Suprema Corte de Justicia de la Nacion, sino el Poder Judicial en su conjunto, y la SCJN es su organo mas importante.

Anuncios

7 pensamientos en “No es el presidente, es el congreso

  1. Anonymous dice:

    Hola ! Es agradable encontrar ciudadanos pensantes, llegue a tu blog de curiosa, mi familia, amigos y yo tambien votaremos por Felipe Calderon.
    sauldos
    mariana

  2. marvision dice:

    Bonita frase, mas vale paso que dure, que trote que canse, gane quien gane, que lo haga bien y suerte
    Un abrazo Juan Carlos
    Marvision

  3. Pereque dice:

    Lo que me gustó de su texto es que es el único texto político que he visto que toma en cuenta el factor local y el factor Congreso a la hora de analizar la situación electoral. Todos los enajenados políticos de la blogósfera se centran exclusivamente en el Presidente, como si todavía viviéramos en la era de la Presidencia Imperial y estos nueve años nunca hubieran pasado. Lo que pone en evidencia su ideología pseudodemocrática.

    Yo también voy por Calderón, pero para todo lo demás voto por Alternativa. Creo que se lo merecen.

    Tema de análisis: ¿por qué el Norte de México prefiere a los partidos de derecha que a los de izquierda?

    Un abrazo, P.

  4. pereque:

    Yo supongo que en el norte se prefiere a los partidos de derecha por el factor empresarial, preferimos ponernos a trabajar a pesar de las trabas federales, en lugar de esperar la proteccion paternalista del gobierno, la frese seria, que no nos den nada, pero que no nos molesten.

    De los tres elementos de los partidos de derecha: Humanismo, Empresarios y Religiosidad, nos quedamos con los dos primeros.

    Saludos

  5. Anonymous dice:

    ¿Y es posible separar el elemento Religiosidad de los CIMIENTOS de la derecha? ¿de verdad son los otros atributos características de la derecha?

    Saludos.

  6. Anonymus:

    Tan es posible (separar el elemento religiosidad de la derecha) que la parte del mapa que quedo pintado de amarillo, es decir que vota por la izquierda, es la parte de Mexico mas religiosa.

    Los otros dos elementos: el elemento empresarial es indudablemente de derecha y el humanismo, como dices, es parte de los cimientos de la derecha, aunque es elemento de ambos bandos, pero de ninguno de sus extremos.

    Saludos–>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: