Dr. Simi Frankenstein o lo mismo pero mas barato


En un artículo anterior comente que con la ayuda del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido de la Revolución Mexicana (PRI), los negocios farmacéuticos (Farmacias Similares) de Víctor González Torres (Don Simi) iban a salir sospechosamente beneficiados.

Para mas detalles ver el articulo “EL Verde y el PRI, negocio de familia”.Sin embargo en lo que ahora quiero ocuparme es en la pregunta que deje sin respuesta: ¿En que beneficia esta medida al consumidor final de medicamentos, o si dichos medicamentos son realmente “lo mismo pero más barato”?

Si quieren una respuesta rápida, solo les diré que si creen que el monstruo del Dr. Frankenstein es igual a cualquier ser humano, entonces la respuesta es si, pero como dudo mucho piensen de esta manera, entonces la respuesta es no.

Sin embargo antes de seguir quiero aclarar que tanto el eslogan de “lo mismo pero más barato” como la analogía de Frankenstein, se refieren solamente a los medicamentos similares y de ninguna forma a los genéricos intercambiables o a los de patente.

Ahora expliquemos que es cada uno de ellos.

Existen tres clases principales de medicamentos en México (y en la mayoría de los países):

  • Medicamentos de patente o de diseño

  •  

  • Medicamentos Genericos Intercambiables (GI)

  •  

  • Medicamentos Similares

Medicamentos de patenteAl medicamento de patente se le conoce también como original o innovador por ser el resultado de años de investigación y desarrollo por parte de laboratorios casi siempre patrocinados por la industria farmacéutica, claro con fines lucrativos, es por esta razón que se les otorga una patente para que solo ellos puedan comercializarlo por un determinado número de años.

Pero el que estos sean producto de un negocio y no meramente altruista, es precisamente lo que los hace efectivos, ya que al depender de utilidades, los resultados deben ser de tal calidad que no sean sujetos a demandas por mal funcionamiento, como ha sucedido con algunos de ellos (como el VIOXX de Merck & Co., que tuvo que ser retirado del mercado por representar riesgos cardiovasculares) con grandes perdidas monetarias para el poseedor de la patente.

Esto significa que se tiene la exclusividad de fabricación y comercialización, pero también la exclusividad del riesgo en caso de que algo salga mal.

Los controles a los que se somete la evaluación de dichos medicamentos de patente son por demás exhaustivos, son muchas las personas que se ven involucradas para garantizar imparcialidad; científicos, laboratorios, voluntarios, instituciones educativas y hospitalarias, antes de que este pueda llegar al mercado (ver articulo “De medicamentos y pócimas” de Mauricio-José Schwarz).

Medicamentos Genéricos Intercambiables (GI)

Este tipo de medicamentos tiene las mismas características que el de patente, es decir contiene el mismo principio activo del original o la parte que es responsable de la acción terapéutica y se llama genérico porque se denomina por el nombre científico del medicamento (paracetamol, amoxicilina, ranitidina, etc.) y no por el nombre comercial o de laboratorio.

Sin embargo para que este medicamento pueda llamarse genérico u ostentar en su empaque las iniciales “GI”, que es una de las formas de identificarlos, antes tiene que pasar ciertas pruebas que demuestren que en verdad garantiza los efectos conseguidos por el original.

Primero para poder usar el mismo componente activo, la patente del original debe previamente haber vencido su exclusividad y de esta forma ya otros laboratorios pueden fabricarlos, y después la Secretaria de Salud debe concederles la clasificación GI.

Los medicamentos no solamente se componen del principio activo, sino también de otros componentes que hacen que este surta el efecto deseado, que se disuelva en el tiempo correcto, que cada componente sea metabolizado o desechado, que los procedimientos de fabricación o tecnología farmacéutica (compactación, protección, dureza, textura, etc.) sean los adecuados e iguales a los originales; para esto son absolutamente indispensables dos tipos de estudios clínicos: La biodisponibilidad y la bioequivalencia.

La biodisponibilidad es la propiedad que determina que cantidad del principio activo debe llegar a la sangre y con que velocidad debe ocurrir.

La bioequivalencia entre dos preparados significa que ambos tienen igual biodisponibilidad (previos estudios en pacientes y voluntarios sanos).

Estos estudios se realizan en laboratorios de investigación autorizados por la Secretaria de Salud y se les denomina “terceros autorizados”, dichas pruebas deben llevarse de acuerdo a la: Norma Oficial Mexicana NOM-177-SSA1-1998 que establece los procedimientos adecuados para que un medicamento sea intercambiable.

Medicamentos Similares

Los medicamentos similares, simplemente son medicinas que al igual que los genéricos contienen la misma sustancia activa, pero que NO han pasado por las pruebas de biodisponibilidad ni bioequivalencia.

Esta es la razón principal del porque su costo de venta sea tan bajo.

No digo con esto que sean peligrosos necesariamente, al menos no se ha demostrado ningún caso de daño a algún paciente por consumirlos, aunque el riesgo esta latente ya que como no tienen la garantía de biodisponibilidad, existe el riesgo de que la sustancia activa no se metabolice de forma adecuada y que el hígado absorba cantidades que resulten toxicas por su volumen.

Sin embargo aunque el riesgo de daño medico es bajo (por el momento) el daño monetario y moral es muy alto, ya que la mayoría de las veces estos medicamentos similares no surten el efecto deseado y la gente no solamente tira su dinero a la basura, sino que no se alivia y tiene que volver con el medico y volver a comprar medicinas, con la posibilidad de que lo haga de nuevo en el mismo lugar y además pierda la confianza en su medico y en la medicina.

La razón del porque la Secretaria de Salud permite que estos medicamentos similares sean comercializados, tiene mas fondo político que medico.

El argumento principal de estas farmacias (Farmacias Similares) es que la gente no tiene para pagar un medico tradicional y comprar medicinas de patente y las que ellos venden son “lo mismo pero mas barato” cuando en realidad solamente son mas barato, al menos en apariencia, pero de ninguna manera son lo mismo.

En este caso el factor costo no puede ser un argumento, ya que no se puede vender algo que no garantiza nada como si lo hiciera, solamente porque es mas barato, si así fuera cualquiera podría poner un negocio para vender bolitas de azúcar como si fueran medicamento…..!Ooops!, creo que se me adelantaron, este negocio ya existe y se llama HOMEOPATIA! ya nos encargaremos luego de esta otra farsa.

En fin, que la diferencia entre los genéricos y similares es simplemente las dos pruebas de Biodisponibilidad y Bioequivalencia, pero esta diferencia es suficiente para garantizar que los genéricos (GI) SI son lo mismo pero mas barato, ya que no tienen los costos de desarrollo y estudios de los de patente, pero si gastan en dichas pruebas para garantizar resultados iguales.

Pero los medicamentos similares no gastan en nada, solo en publicidad engañosa, de esta forma pueden vender algo tan barato, porque no les cuesta nada, amparándose en pantallas como la campaña anti-corrupción de Don Simi o los intentos ridículos de Víctor Gonzáles Torres para ser presidente de México.

La decisión es suya, es su dinero, es su salud y la de sus hijos.

Si, en un inicio el engendro del Dr. Frankenstein pretendía ser humano y tenia buenas intenciones, pero no creo que Don Simi ni el negocio del Partido Verde Ecologista de México las hayan tenido nunca.

Juan Carlos Bujanda Benitez
Diciembre 30, 2005

Anuncios

5 pensamientos en “Dr. Simi Frankenstein o lo mismo pero mas barato

  1. marvision dice:

    Hola Juan Carlos, buenas tardes del último día del año, este tema de los medicamentos lo hablé yo no hace tanto, era un artículo de la prensa de aquí, España, decía: hay personas que compran en mercadillos, mercados e Internet los medicamentos, sobre todo los anabolizantes y de estimulación sexual. Demencial. La salud es lo primero y no se deben correr riesgos en estos casos. No se como está la cosas por ahí, pero por aquí, ya ves. Por supuesto los genéricos son buenos medicamentos, aquí son los que recetan los médicos y van bien, hasta ahora. Si tomas uvas, cuidado, se suelen atragantar, salud y hasta pronto. Marvision

  2. marvision dice:

    Por lo visto ahí son las 11 de la mañana y aquí son las 7 de la tarde, no lo sabía, no sabía que hora era ahí. Las uvas las tomo primero que tu.

  3. Si es un tema delicado, lamentablemente aqui se consumen mucgo este tipo de medicamentos similares con el pretexto de que son baratos y al dueño de dichas farmacias se le ve como un filantropo, cuando no es mas que un ladron.

    Y asi hay muchos, como los que venden homeopatia.

    En fin. No te preocupes por la uvas, las compre ya procesadas, un buen Merlot 1998.

    Salud!

  4. control_zape dice:

    Mientras no te eches tus uvas homeopáticas todo está bien.

    Salud y buen inicio de año.

  5. gabriel dice:

    SR. deseo encontrar articulos recientes y basados en datos de laboratorios,su articulo me parece mas una opinion y parece bien. dese saver la diferencia en la biodisponibilidad y bioequivalencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: